Académico de la UAM, miembro titular del seminario de cultura mexicana

14 de Diciembre de 2017

Académico de la UAM, miembro titular del seminario de cultura mexicana


* Saúl Alcántara Onofre también se sumó al Consejo de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico de la Ciudad de México

El doctor Saúl Alcántara Onofre, coordinador del Posgrado en Diseño, Planificación y Conservación de Paisajes y Jardines de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), fue nombrado miembro titular del Seminario de Cultura Mexicana, institución creada por decreto presidencial en 1942 y dedicada desde entonces a promover la actividad científica, filosófica y artística de México.

Además, el académico de la Casa abierta al tiempo se sumó al grupo de ciudadanos que conforman el Consejo de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico de la Ciudad de México, el cual –de acuerdo con el dictamen aprobado por la Comisión de Cultura de la Asamblea Legislativa– debe estar integrado por hombres y mujeres que gocen de reconocido prestigio en las materias relacionadas con el objetivo de dicho organismo.

Entrevistado a propósito de ambos reconocimientos, el doctor Alcántara Onofre expresó su satisfacción por adherirse al Seminario de Cultura Mexicana, de profunda vocación vasconcelista y fundado en su momento por ilustres personajes como Frida Kahlo, Rodolfo Usigli, Manuel M. Ponce, Enrique González Martínez y Fanny Anitúa, entre otros.

Desde sus inicios, hace más de 70 años, el Seminario –que cuenta con 22 miembros, dos de ellos eméritos Elisa Vargas Lugo y Salvador Aceves García– ha albergado a mexicanos dedicados a las diferentes expresiones de cultura: las ciencias, las artes y las letras.

“Fueron ellos quienes decidieron crear –un año antes de la fundación del Colegio Nacional– una institución consultora de la Secretaría de Educación Pública para que se pudieran llevar a cabo conferencias, seminarios, exposiciones, talleres y en general polos intelectuales y científicos por todo el país”.

En tal contexto cada persona que ha pertenecido al Seminario se ha convertido en un misionero encargado de difundir cada aspecto de la cultura mexicana a lo largo y ancho del territorio nacional, por lo que “me siento muy honrado en ser miembro titular de este seminario”.

El doctor Alcántara Onofre, quien es el primer académico de la UAM en formar parte de este Seminario que además es vitalicio, señaló que ingresó “por mi disciplina, que es la arquitectura, pero siempre estoy mirando hacia el patrimonio natural y cultural del paisaje, por lo que mi propósito es difundirlo más en el país y en el extranjero”, expresó.

Recientemente hicieron varios talleres con arquitectos de Uruapan, para restaurar la Plaza de Uruapan y comenzaron a trabajar en la de Pátzcuaro; además se promueve la restauración del puente de piedra de Acámbaro, Guanajuato, que “es extraordinario”; así que esa instancia, además de realizar conferencias y seminarios, hace estas actividades de restauración importantes para conservar el contexto y el ambiente de diversos sitios.

En relación con su incorporación al Consejo de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico de la Ciudad de México, creado por la Asamblea Legislativa para impulsar acciones en favor de la protección del patrimonio cultural e histórico de la metrópoli, el académico sostuvo que desde el año 2000 se redactó la ley relacionada con dicha salvaguarda.

Se trata de una legislación muy avanzada que llena huecos de la Ley Federal de Monumentos de Zonas Arqueológicas, Históricas y Artísticas y que se refiere a los espacios abiertos monumentales y parques urbanos, es decir, se empieza a atender el paisaje y eso es fundamental, porque no sólo aborda el aspecto del monumento, las catedrales o los palacios, sino el del espacio público.

La invitación a formar parte del Consejo fue hecha por el secretario de cultura y a propuesta del jefe de gobierno fue aprobada por la Asamblea Legislativa en noviembre.

“Para mí se trata de una gran distinción porque tendré la oportunidad de tocar aspectos sobre la salvaguarda de los paisajes culturales en la Ciudad de México y junto con alumnos de la Especialización en Diseño, Planificación y Conservación de Paisajes y Jardines de la UAM trabajar en propuestas para actualizar la ley y, sobre todo, para redactar el reglamento de la misma.

El doctor Alcántara Onofre confió en que esta ley va a marcar un paradigma de la salvaguarda del patrimonio cultural y natural de la capital, pero va a ser importante establecer su propio reglamento porque las leyes de Monumentos del Instituto Nacional de Antropología e Historia ha quedado obsoleta, por lo que el gobierno local debe empezar a tomar decisiones normativas.

Prácticamente todo el valle de México es suelo cultural porque “donde vaya uno se encuentran relictos del México antiguo, virreinal o independiente” que hay que proteger con algunas categorías que estamos estableciendo y que son las que llevaríamos al consejo”, sobre tipologías y morfologías de paisajes que estamos localizando en el Valle de México para su tutela, su puesta en valor y sobre todo su recuperación.

Para el investigador, el crecimiento desmedido desde los años 50 fue abarcando los paisajes urbanos históricos, “pero están presentes y consideramos que es oportuno poderlos descubrir y llevarlos a la discusión de su defensa, para lo cual tenemos que iniciar con la identificación y la catalogación para saber cuánto paisaje histórico y cultural todavía tenemos no sólo en la ciudad, sino en el valle de México”.

Un ejemplo lo constituyen sitios como Xochimilco, que a 30 años de su declaratoria como patrimonio mundial, su zona chinampera “está a punto de desaparecer, en agonía, es el último latido del corazón mexica”, pues del 100 por ciento de las chinampas productivas que entraron en esta declaratoria solamente queda 20 por ciento.

Otros sitios relevantes por sus paisajes se encuentran en las delegaciones Tlalpan, Coyoacán, Azcapotzalco, en lugares como Los Remedios y Tenayuca, las cuales cuentan con muchas placitas y jardines por todos lados y que “podemos salvar a través de esta ley”.

No debe ser desde el Centro Histórico, sino desde el exterior hacia el interior “que podremos encontrar y recalificar estos valores patrimoniales y paisajísticos”, y en este sentido también trabaja junto con el Politécnico de Milán, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Guadalajara y otra universidad holandesa en un proyecto financiado a través del programa ERASMUS Plus dentro de la zona metropolitana de la Ciudad de México.

Estos nombramientos, afirmó el profesor de la UAM, representan un reconocimiento a su trayectoria dentro de esta casa de estudios, porque en ella “encontré un gran nicho que es la restauración y la puesta en valor de los paisajes culturales de México y a nivel internacional”.

Esta “pasión mía” por dar clases, crear cuatro seminarios y talleres, los artículos y publicaciones realizadas en la universidad es lo que “me ha posicionado” tanto en el Seminario como en el Consejo de Salvaguarda.