Afecta el Síndrome del intestino irritable a gran parte de la población

28 de Noviembre de 2017

Afecta el Síndrome del intestino irritable a gran parte de la población


Lunes 27 de noviembre de 2017.

El síndrome de intestino irritable tiene una alta prevalencia en la población y mayormente en mujeres jóvenes, se caracteriza por dolor y malestar abdominal intenso, el cual puede ir acompañado por inflamación y alteraciones en las evacuaciones, por lo que este padecimiento merma la calidad de vida de quien lo padece, consideró el médico universitario, David Ricardo Ibarra Castañeda.

El especialista en Medicina Interna del Centro de Investigación y Docencia en Ciencias de la Salud (CIDOCS) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) manifestó que aun no se ha reconocido una causa clara para el desarrollo del padecimiento, sin embargo, comentó que se asocia a múltiples factores como son: alteraciones en la movilidad normal del tracto gastrointestinal, alteraciones de la microbiota normal de intestino, presencia elevada mediadores, factores genéticos, entre otros.

Indicó que para identificar la enfermedad las personas presentan síntomas como dolor o malestar abdominal crónico, así como alteraciones en los hábitos de la defecación y características de la evacuación, pudiendo presentarse tanto diarrea o estreñimiento.

El médico de la UAS expresó que el paciente debe acudir al doctor cuando presente alguno de los síntomas mencionados, sobre todo si inicia posterior a los 50 años de edad o existe pérdida de peso, diarrea nocturna, sangrado rectal o antecedentes de problemas intestinales graves en la familia como cáncer colorrectal.

Sobre el tratamiento que se prescribe para este síndrome, Ibarra Castañeda señaló que es principalmente cambios en la dieta, evitando el consumo de alimentos productores de gas, gluten, además de aquellos alimentos del grupo conocido como FODMAPS (Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles), los cuales se encuentran presentes principalmente en el trigo, cebada, centeno, legumbres, lácteos y alimentos con sustitutos de azúcar.

Detalló que existen algunos medicamentos que son de utilidad y su uso dependerá del patrón que acompañe a la enfermedad, por lo que el médico prescribirá fibra soluble o laxantes si existe constipación o antidiarreicos si esta se presenta; se pueden utilizar antiespasmódicos.