Alumnos de excelencia del bachillerato de la UNAM

1 de Agosto de 2017

Alumnos de excelencia del bachillerato de la UNAM

• Terminaron con promedio de 10

Yuscely Flores Jurado, Rafael Rivera Ávalos, César Saith Castillo Ruiz, todos de la ENP 2 “Erasmo Castellano Quinto”; además Ivana Yazmín Báez López, de la Prepa 5 “José Vasconcelos”; Marco Antonio Delaye Martínez, de la Prepa 6 “Antonio Caso”; y María Fernanda Gómez Hernández, del CCH Sur, sacaron 10 cerrado de promedio al terminar el bachillerato.

También Bryan Alexis Contreras Mercado, Francis Valeria Eliosa García y Diana Jaanai Rivera Hernández, quienes sobresalieron por sus calificaciones perfectas.

Sexenio de 10

Yuscely Flores Jurado es puma desde los 12 años. Alumna de Iniciación Universitaria en la Prepa 2, cursó la secundaria y el bachillerato en el mismo plantel, y durante los seis años jamás miró alguna calificación que no fuera de dos dígitos.

Su sonrisa tan blanca destaca entre el labial vino, como su voz discreta. “Ser universitaria es algo único, más desde una edad tan corta; es maravilloso. No todos los compañeros tienen la misma dedicación y las metas, se dejan desviar el camino, eso es lo que les falla, no es la educación, ni la enseñanza”, consideró.

“Vivo en ciudad Nezahualcóyotl, en el Estado de México, ninguno de mis padres es universitario, pero creo que mi hermano y yo lo vamos a lograr. A veces ves cosas que quisieras cambiar, me dan coraje y me afectan, me hieren las injusticias, la pobreza y quiero hacer algo para mejorar esta situación”, dijo la próxima alumna de Medicina de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza.

Más historias

Ivana Yazmín Báez López es abogada en ciernes, pero de facto lo es. Su estatura es consonante a sus argumentos, viene desde Tlaltenco, Tláhuac, y estudiará en la Facultad de Derecho. La jurisprudencia se unirá a su principal afición: los idiomas, de los cuales práctica el inglés, el francés y el chino.

“No hay ningún secreto (para ser alumno de 10), sólo una organización muy precisa y hacer que toda tu vida gire en torno a la escuela; no es muy complicado, tienes que fijar una meta y no salirte de ella”.

La egresada de la Preparatoria 5, habló de su motivación. “Una de estas es mi tío Eduardo Negrete, que vive en Estados Unidos y es un marine que acudió a la Guerra del Golfo. A veces dicen que los militares son de corazón duro o que la guerra los cambia, pero con el refrendo que no es así”.

César Saith Castillo viene de Ixtapaluca, Estado de México; piensa especializarse en medicina genómica, neurocirugía o cirugía plástica, pero en el camino decidirá.
“Mi estrategia para tener estas calificaciones es hacer lo que se tiene que hacer, no relajarse; la segunda es dar un poco más de lo que hacen los demás, dar un extra”, aconsejó.

María Fernanda Gómez Hernández compartió que “el secreto” está en saber organizar el tiempo de estudio y de recreación. “Quisiera hacer una especialidad en oncología pediátrica, retribuir a la sociedad y a la Universidad lo que nos ha dado”.

Marco Antonio Delaye Martínez dijo sentir presión porque “las personas esperan más de ti. Todo esto lo he complementado con el deporte, con actividades recreativas como el futbol, bádminton y el tiro con arco”.

Durante su estancia en la Preparatoria 2, Rafael Rivera Ávalos quiso ser músico y abogado, pero en el último año ingresó al área 2 “Ciencias Biológicas, Químicas y de la Salud”, en donde se enfiló hacia la carrera médica.

“Hice estancias en hospitales públicos, pero noté que se descuidaba a las personas en el ámbito mental, sentimental y emocional, por eso deseo estudiar neurocirugía o psiquiatría. La gente piensa que un chavo de 10 no sale, que se oprime, pero no, puede hacer todo lo que quiera, hasta una banda de rock”, concluyó.