Alumnos de la UAM crearán herramienta mediadora para reducir el uso de plásticos

9 de Enero de 2020

Alumnos de la UAM crearán herramienta mediadora para reducir el uso de plásticos


03 de enero de 2020

• El proyecto fue presentado en el Primer Coloquio de Maestrantes de la MADIC, generación 2018

• Otro trabajo del posgrado de la Unidad Cuajimalpa aborda la identidad de jóvenes migrantes oaxaqueños en la capital

Un equipo de estudiantes de la Maestría en Diseño, Información y Comunicación (MADIC) de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) detectó que la mayoría de los productos prohibidos en la ley de residuos sólidos –aprobaba en la Ciudad de México en abril de 2019– está relacionada con actividades comerciales de alimentos preparados y no existe información confiable, abierta y sistematizada sobre el plástico de un solo uso.

Durante el Primer Coloquio de Maestrantes de la MADIC Generación 2018, los alumnos confirmaron la interacción unidireccional entre las instancias gubernamentales y los microempresarios de comida preparada y el comercio informal, además de que la ley se hizo sin consultarlos, por lo que desconocen si sobrevivirán en un esquema de sustentabilidad como el que propone el nuevo marco jurídico.

La Ley prohíbe la comercialización, la distribución y la entrega de bolsas de plástico al consumidor y el unicel en los puntos de venta de bienes, incluidos tenedores, cuchillos, cucharas, palitos mezcladores, platos, popotes, bastoncillos para hisopos de algodón, globos y varillas para globos, vasos y sus tapas y charolas para transportar alimentos fabricados de ese material.

Esta ley es la única a nivel nacional que define el plástico de un solo uso como fabricado total o parcialmente en ese material sin estar concebido para lograr, dentro de su vida útil, rotaciones múltiples al ser devuelto para su recarga o ser reciclado con el mismo propósito con el que fue creado.

Daniel Monte Alegre García, Laura Álvarez Guerrero y Mónica Alexandra Canto Pérez establecieron como objetivo de su investigación el diseño de una herramienta de información para contribuir a la mediación entre los microempresarios y las instancias gubernamentales para el desarrollo, implementación y evaluación de medidas que reduzcan los plásticos de un solo uso.

También pretenden determinar el nivel de conocimiento de estos actores sobre sustentabilidad económica, social y ambiental, así como explicar los elementos que conforman los procesos de interacción con las instancias gubernamentales del rubro en la Ciudad de México.

El equipo hizo una búsqueda extensa sobre políticas públicas a nivel mundial y nacional para reducir el uso de plásticos, que por lo demás son muy recientes. Costa Rica es el país referente en temas de sustentabilidad en América Latina, a pesar de que aún no tiene ninguna política que prohíba el plástico de un solo uso; no obstante, desde 2017 iniciaron una estrategia que abarcaba al gobierno, organizaciones internacionales, empresas privadas e instituciones académicas para llevar a cabo acciones y compromisos de manera voluntaria.

México se ha sumado a esta tendencia, pero aún no hay esfuerzos a nivel federal y sólo existen iniciativas estatales y municipales; con esta información, los estudiantes hicieron un mapeo que muestra la prohibición de alguno o varios tipos de plásticos de un solo uso en los estados del país.

Otro proyecto de investigación de la generación 2018 de MADIC desarrolla el tema sobre identidad y emociones de los jóvenes migrantes oaxaqueños en la Ciudad de México.

Andrea Aguilar Álvarez, León Arango Olmos y Brenda Cruz Ortega buscan comprender cómo los jóvenes migrantes oaxaqueños conciben su identidad a través de sus narrativas emocionales y representaciones visuales durante su experiencia migratoria a la Ciudad de México.

Para ello identificarán, a partir de sus historias de vida, las narrativas emocionales e interpretarán las representaciones visuales relacionadas con su identidad y emociones durante su proceso migratorio, con lo que harán un mapeo de la experiencia migratoria –antes, durante, después y si fuera el caso, el retorno temporal– e identificar las estrategias que generan para lidiar con las emociones.

La pertinencia de abordar esta temática en una maestría interdisciplinaria como la MADIC reside en el desarrollo de este estudio desde una perspectiva sociológica y antropológica, adentrándose en la mirada del sujeto a través de las emociones. Su marco teórico sostiene que la migración no es un fenómeno lineal, sino que existe un ir y venir, y el concepto central es el de la identidad como proceso social que se da en la interacción cotidiana y del que se desprenden otras categorías intrínsecas como el territorio y el género.