“Meditaciones acústicas”, una reflexión sobre el fenómeno sonoro

12 de Junio de 2017

“Meditaciones acústicas”, una reflexión sobre el fenómeno sonoro


- Interpretada por la OSUG, la pieza del músico mexicano Adalberto Tovar se estrenó en el Teatro Grande de Brescia

Guanajuato, Gto., 11 de junio de 2017.- “La inspiración para mi radica en el sonido mismo, en escribir música que por sus propios medios tímbricos y sonoros diga algo al público”, así nació “Meditaciones acústicas” con una relación hacia el sonido, hacia la estructura del sonido.

“Tengo muy poca música que tenga referencia con algo externo como un paisaje, una pintura, es una relación hacia el sonido, hacia la estructura del sonido, hacia la estructura de la música en sí, hacia las formas; en ese sentido, esta obra tiene todo su fundamento, toda su base, en una serie de meditaciones y reflexiones acerca de la naturaleza propia del fenómeno sonoro”, asegura su autor, Adalberto Tovar.

Egresado de la Universidad de Guanajuato, en donde estudió Música y la especialidad en Composición, Adalberto Tovar dice que no intenta mandar un mensaje específico con su música: “trato de verter y de hacer patente ciertos aspectos del fenómeno sonoro, del fenómeno acústico, que para mí son importantes y dejo que el escucha lo interprete de la forma programática que cada quien tenga, que cada quien interprete lo que toque sus fibras internas”.

En entrevista previa al estreno de la obra “Meditaciones acústicas” en el emblemático Teatro Grande de Brescia, Italia, el joven compositor mexicano añade que no trata de decir nada concreto a los escuchas “sino simplemente exponer las vibraciones en el aire”.

Adalberto Tovar considera que llevar música de autores jóvenes mexicanos a otros continentes es una “labor importantísima” de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato y del maestro Beltrán Zavala “porque si bien es cierto que tenemos una gran tradición de composición al interior del país que viene desde Chávez hasta Mario Lavista, Quintanar y todos grandes compositores, también es cierto que la generación a la que pertenezco (…), es una generación que requiere exposición”.

Y es que para el joven autor “todavía no estamos en el panorama académico estrictamente hablando pero creo que también tenemos mucho que aportar en el panorama musical del México de hoy, entonces no pienso que sea otro México, siento que es el México del presente que hace referencia y rinde tributo al pasado pero que, sin lugar a dudas, también propone algo diferente al mundo de la música”.

Sin embargo, a Adalberto Tovar no le parece adecuado ser considerado como músico contemporáneo “sería un poco erróneo porque te lleva a una definición que presupone muchas cosas, que tienes una estética muy específica. Entonces creo que lo más importante es que somos músicos vivos, que estamos aquí para defender la estética, para hacerla patente; no hay una interpretación musicológica, sino que aquí estamos para decir cómo debe sonar nuestra música”.

En este sentido, el músico expresa su agradecimiento a la OSUG “que se atreve a hacer esto porque, independientemente de la programación del Director que es el primer paso, la disposición que ha mostrado la orquesta para hacer música de hoy, nos hace músicos muy afortunados”.

Adalberto Tovar, quien ha escrito música por varios años y actualmente colabora en la administración de la Orquesta como Coordinador de Personal, reflexiona que el estreno de su obra en Europa se debe a “una serie de afortunados factores que se tienen que conjugar para que esto pase, una obra orquestal es extremadamente compleja, desde su creación hasta su producción y que se estrene y produzca en Europa -no por el hecho de que sea Europa sino por el hecho de que viaja a un Continente distinto-, me hace muy afortunado en primer lugar y estoy muy agradecido con toda la gente que ha estado involucrada, que va desde la Universidad de Guanajuato y sus autoridades universitarias, hasta los técnicos del foro”.

“El hecho de que sea aquí y en este teatro, (…) creo que cumple el objetivo: presentar la música o mi música para un público grande, un público de mucha cantidad de personas y no solamente para una sala medio llena, sólo para decir que se estrenó en otro lado, sino que realmente funciona en los términos de la teleología fundamental para el compositor, ya que el escribir es llevar a la mayor cantidad de personas tu música”, amplía.

Sobre la gira de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato por Europa a propósito de su 65 aniversario, Adalberto Tovar dice que “ha hecho un excelente trabajo, la respuesta de los públicos ha sido excepcional, la respuesta de los solistas que han estado con nosotros ha sido incluso de sorpresa, porque están teniendo una experiencia muy positiva con la orquesta y esto se debe única y exclusivamente a la disposición de cada uno de los músicos que está en los atriles.

Se trata, explica de “una orquesta muy disciplinada, muy pendiente y además con una actitud de hacer las cosas con unas ganas y entrega (…) que siempre ha distinguido a la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato: una entrega y una pasión que trasciende más allá de lo técnico y los lleva a lugares, estéticamente hablando, que son muy complejos de alcanzar y que los distingue y que ha hecho la diferencia en este gira.