Analizan estrategias para hacer de Colima una ciudad resiliente

4 de Octubre de 2017

Analizan estrategias para hacer de Colima una ciudad resiliente



* Académicos y funcionarios participaron en el panel “Ciudades Resilientes”, durante el Séptimo Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático celebrado en la Universidad de Colima.

Varios universitarios participan en el panel “Ciudades Resilientes”, como parte del Séptimo Congreso Nacional de Investigación en Cambio Climático, cuya sede regional se realiza del 2 al 6 de octubre en la Universidad de Colima.

Los panelistas destacaron la necesidad urgente de tener un plan de resiliencia en la ciudad de Colima, el cual trabajan el municipio de Colima, la propia UdeC, el gobierno y la sociedad en general desde mayo del año pasado.

La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas. El término se adaptó al uso en psicología y otras ciencias sociales para referirse a las personas que, a pesar de sufrir situaciones estresantes, no son afectadas psicológicamente por ellas (Wikipedia).

Dentro del panel, Reyna Valladares Anguiano, investigadora de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la UdeC, con especialidad en Urbanismo, destacó que la parte social “es un elemento altamente importante dentro del ámbito de la resiliencia, pues las sociedades terminan levantando las ciudades”; sin embargo, agregó, “la sociedad influye también en los cambios climáticos; por ejemplo, a partir de la Revolución Industrial, podemos decir que el 50 por ciento de la población (dato proporcionado por la ONU) se encuentra en ciudades con un alto riesgo”.

“Los humanos, si no aprendemos de la historia, nos volvemos más vulnerables”, mencionó la panelista, tomando como ejemplo la ciudad de Colima, en cuyo programa de desarrollo urbano de los 80 se menciona que hacia al sur y al oriente no debería crecer; sin embargo, hoy en día es hacia donde está en mayor crecimiento. “No estamos aprendiendo de la historia, no estamos pendientes de las cuestiones naturales y las condiciones que la ciudad tiene”, afirmó Reyna Valladares.

La experta señaló que también es importante contar con un gobierno fuerte que apoye a la sociedad y ayude a las ciudades; “si los gobiernos no se esfuerzan por fortalecer las administraciones locales, siempre se dependerá del centro del país”, advirtió.

Antes de culminar con su participación, la profesora destacó que se debería contar con un plan de resiliencia en el estado; sin embargo, compartió, “uno de nuestros grandes problemas es que no tenemos una buena comunicación”.

Por su parte, Raymundo Padilla Lozoya, profesor de la Facultad de Letras y Comunicación, quien ha estudiado riesgos y desastres naturales desde un enfoque antropológico, destacó que no se puede aislar la resiliencia de las instituciones en la conformación del tejido social: “Lo estamos viendo actualmente, quien sale a las calles y enfrenta la situación de emergencia es, principalmente, la sociedad”.

En este sentido, dijo el especialista, “hay exclusión del fortalecimiento del tejido social a pesar de que, lo más importante es mantener la vinculación entre los individuos, sus familias y las comunidades. Si se pierde esta vinculación, habrá una fractura en la sociedad”.

“Me parece importante que se ponga mayor atención, sobre todo, en las partes social y antropogénica [que genera el ser humano] que desarrollan los procesos de riesgo, ya que un desastre natural no es causado sólo por aquello que llamamos ‘natural’, sino que la sociedad es un elemento importante para entender las causas que lo originaron”, afirmó al concluir su intervención.

Al tomar la palabra, Nicholas Varley Middle, profesor especializado en Física de la Facultad de Ciencias de la UdeC, en relación a los comentarios del panelista anterior sobre la importancia de la sociedad y la resiliencia, opinó que “es difícil juntar la parte teórica con la social por la manera en que estamos formados; a pesar de esto, creo que hemos mejorado en combinar estos dos extremos, los cuales hemos de considerar en la valuación de riesgos. Es un reto a considerar en todo el mundo”.

En su turno, Jorge Adrián Ortiz Moreno, quien ha trabajado en varios proyectos urbano ambientales y se encuentra actualmente liderando la iniciativa de construcción de la estrategia de resiliencia de la ciudad de Colima, señaló que el enfoque con el que trabaja es el de sistemas, entendiendo que “la ciudad es un sistema de sistemas”, para lo cual se ha implementado a nivel mundial el programa “Cien ciudades resilientes”.

Cabe destacar que, en este proyecto, fue seleccionada Colima en mayo del 2016, y que más de mil ciudades participaron para formar parte de esta red, de las cuales sólo cien quedaron seleccionadas, Colima entre ellas. Por eso, el ayuntamiento capitalino ha creado la Dirección General de Resiliencia, “desde donde impulsamos esfuerzos para construir un plan estratégico para la ciudad a partir de un diagnóstico”.

Adrián Ortiz dijo que se trata de un esfuerzo conjunto para realizar un diagnóstico con los puntos de vista de académicos, la sociedad civil y funcionarios: “Fuimos a algunas zonas vulnerables para conocer su opinión y trazar un primer perfil de riesgos de la ciudad; a partir de lo anterior, estableceremos una agenda de resiliencia”, explicó.

Posteriormente, Jesús Ríos Aguilar, ingeniero civil de profesión y director del Instituto de Planeación del Municipio de Colima, habló sobre cómo Colima fue seleccionada para participar en el Programa “Cien ciudades resilientes”.

Indicó que esta convocatoria fue lanzada por la Fundación Rockefeller y que en las primeras dos emisiones quedaron la Ciudad de México y Ciudad Juárez. Hasta la tercera convocatoria, Colima fue seleccionada para trabajar cinco temas importantes: el sísmico y vulcanológico, los fenómenos meteorológicos, la movilidad, salud pública y la seguridad ciudadana.

Por otro lado, agregó que la SEDATU (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano) y la ONU firmaron un convenio enfocado en la gestión de riesgos y que para ello seleccionaron al puerto de Manzanillo.

Por último, el ingeniero ambiental Arturo Balderas Torres, de Guadalajara, expuso en qué consiste una ciudad resiliente, qué puede hacer y qué acciones se realizan sobre este tema en la capital tapatía.