Ante la traición a la Patria, Ocampo prefirió “quebrarse y no doblarse”: Hermilo López Bassols

27 de Octubre de 2017

Ante la traición a la Patria, Ocampo prefirió “quebrarse y no doblarse”: Hermilo López Bassols


• La vigencia del pensamiento humanista, libertario y laico de Melchor Ocampo sigue presente en el México de hoy, Medardo Serna.

Narciso Bassols Batalla, con un estilo refinado, una gran erudición en Historia de México y sensibilidad hacia la vida y obra de don Melchor Ocampo, escribió en un estilo moderno, adelantándose a su época en materia literaria el libro “Cómo se quebró Ocampo”, inspirado en el recorrido que éste ex gobernador michoacano realizó durante seis días antes de su muerte desde Pomoca hasta Tepeji del Río, donde fue fusilado.

Con motivo del Centenario de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se reeditó dicha obra, la cual se presentó este jueves en el Centro Cultural Universitario por parte de su sobrino, el embajador Hermilo López Bassols.

Quebrarse y no doblarse, escribió en sus últimas cartas Melchor Ocampo, al ser testigo de la traición a la patria del presidente Ignacio Comonfort, de allí el título de la obra, explicó el embajador de México, hoy retirado, quien representó a nuestro país en varias naciones, destacando su labor diplomática en El Salvador.

En presencia del rector de la Casa de Hidalgo, Medardo Serna González; el vicerrector de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Navarro Navarro; el historiador nicolaita, Marco Antonio Landavazo Arias; el sobrino del autor, le describió en su faceta como ingeniero y como escritor.

Bassols Batalla, ingeniero químico de profesión, trabajó en Petróleos Mexicanos en medio de la nacionalización del hidrocarburo por parte del entonces presidente de México Lázaro Cárdenas del Río, narró el embajador retirado, éste momento le hizo redoblar su compromiso con el nacionalismo de ese tiempo, a la par que desarrollo un importante papel para llegar a ser encargado de la seguridad de Pemex.

“Cuando los políticos abandonaron Pemex –comentó López Bassols- Jesús Reyes Heroles le dijo a mi abuelo que sería destituido del puesto. Narciso lo aceptó, sintiendo que la Revolución se había empantanado”.

Cambió la actividad política por la pluma, para desde allí hablar y hacer política, además de desarrollar talento y conocimientos sobre la historia.

Uno de sus últimos libros fue la presente obra, la cual entreteje el recorrido que hiciera Melchor Ocampo desde Pomoca hasta el lugar en donde fue jubilado y colgado su cuerpo ya sin vida de un árbol como escarmiento a la población, con dos facetas de este ilustre michoacano: la ciencia y la política.

Hermilo López Bassols hizo un recuento biográfico de los vaivenes políticos de Melchor Ocampo, como un defensor de la separación entre Iglesia y Estado, cercano colaborador del presidente Benito Juárez García, gobernador de Michoacán e integrante del gabinete presidencial en dos periodos.

El libro, editado de forma privada por Vicente Bassols en los años 70 -dijo- se repartió entre sus amigos, en bibliotecas y luego de 30 años el libro se fue perdiendo, “pensamos con Ángel Bassols en una reedición, ahora es una realidad, con una presentación del rector Medardo Serna que nos introduce al personaje, tiempo y efeméride fundamental que se celebra en la tierra de Melchor Ocampo y su Alma Mater: el Centenario de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Además, la reedición cuenta con otra introducción hecha por el rector de la Universidad de Guadalajara, Ixcóatl Bravo Padilla, fotografías tomadas por el propio autor Narciso Bassols Batalla del recorrido hecho por don Melchor Ocampo y una serie de referencias sustentadas en 60 publicaciones albergadas en las hemerotecas de cuatro países, que le hacen un texto de especial interés para los historiadores contemporáneos, afirmó en su momento como comentarista de la obra el historiador nicolaita Marco Antonio Landavazo Árias.

A través de lo que Narciso Bassols llama “siete jornadas”, propone un viaje por la historia del ex gobernador Michoacano, que inicia en Maravatío con el secuestro de Ocampo y culmina en Tepeji del Río, viaje entreverado por su quehacer político, muy bien narrado.

Melchor Ocampo fue un hombre político, quizás a su pesar, ya que eran evidentes sus intereses científicos y humanísticos, observó Landavazo Arias, y aunque el interés del autor es la vida política de Ocampo, también hace referencia a otras facetas de don Melchor como un científico y un humanista.

El vicerrector de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Navarro Navarro, recordó que esta reedición se realiza gracias a esfuerzos conjuntos de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad de Guadalajara y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Externó que el autor refleja con nitidez un análisis agudo y crítico de la política y manifestaciones vicerales del México del siglo XIX, a través de un recuento de hechos históricos, cuyo punto central es el sistema político del país, su evolución dinámica, las fuerzas interiores y recovecos que condicionan a las instituciones que lo estructuran.

Finalmente, el rector Medardo Serna González agradeció el que la familia Bassols eligiera a la Casa de Hidalgo para la presentación de esta reedición de “Así se quebró Ocampo”, justamente en el año del Centenario de la Universidad, que cuidadosamente resguarda el corazón de Melchor Ocampo.

En vista de la erudición de los presentadores y riqueza del contenido de sus comentarios, Serna González pidió se transcribiera la intervención completa de cada uno, ya que implican una fuente de conocimiento sobre el autor y el propio Ocampo.

Serna González recordó su propia infancia al lado de su padre, la cual le llevó a Pomoca y a conocer más a fondo la vida del gobernador michoacano que reabrió el Colegio de San Nicolás como un proyecto de educación laica, el primero en México, por lo cual le renombró: Colegio Primitivo y Nacional de San Nicolás de Hidalgo.

Como un político que creía en la educación como principal instrumento de desarrollo de la nación, no se quedó en el discurso sino que lo llevó a la práctica, añadió Serna González, lo anterior pese a las dificultades económicas de la época, invirtiendo de sus propias economías para abrir el primer laboratorio científico del Colegio.

Cuando supo en el Colegio de San Nicolás del fusilamiento de Melchor Ocampo, narró, la comunidad nicolaita se organizan para apenas en una semana después del trágico suceso, rendirle su primer homenaje en el propio San Nicolás, siendo hasta la fecha el único prócer de la Casa de Hidalgo que lo conmemora dos veces al año: con motivo de su nacimiento y por su trágico deceso.

Como moderador de la mesa estuvo presente el director de Vinculación y Desarrollo, coordinador también de la presentación de la obra, Dante Ariel Ayala Ortiz; como invitados especiales la secretaria de Cultura, Silvia Figueroa Zamudio; y el ex rector de la Universidad de Salamanca, Ignacio Verdugo Gómez; así como el rector de la Universidad La Salle Morelia, Jesús Vázquez; y José de Jesús Castellano López, quien acudió con la representación del rector de la Universidad Vasco de Quiroga.