Carlos Illades Aguiar fue investido como profesor distinguido de la UAM

15 de Diciembre de 2019

Carlos Illades Aguiar fue investido como profesor distinguido de la UAM


6 de diciembre de 2019

• En reconocimiento a su innegable contribución a la construcción de un espíritu universitario integral

“Al incorporarme a la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) –con una plaza de profesor titular– tomé la decisión correcta, porque la Institución me ha dado una vida digna y cómoda, me desarrollé profesionalmente y por trabajo no quedó”, afirmó el doctor Carlos Illades Aguiar, investigador del Departamento de Humanidades de la Casa abierta al tiempo.

En la ceremonia en la que fue investido como Profesor Distinguido, realizada ayer en la Unidad Cuajimalpa de la UAM, el historiador rememoró que cuando se sumó al grupo de fundadores de la Unidad Cuajimalpa había “un entorno muy complicado” y “la demanda justificada de incrementar la matrícula universitaria en un país tan desigual como México, se da en un contexto de estancamiento económico y restricciones presupuestales evidentes”.

En consecuencia, tan grande como ese reto será la renovación de la planta académica y de los cuadros directivos de la Universidad, lo cual exige preservar o mejorar la calidad de aquélla, sin socavar el compromiso social de la Institución.

Al recordar a algunos de sus eminentes profesores –Alfredo López Austin, Eduardo Blanquel, Alfonso García Ruiz, Wenceslao Roces, Carlos Pereyra y Bolívar Echevarría– y su graduación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con un trabajo sobre el movimiento obrero mexicano, el académico del Departamento de Humanidades de la Unidad Cuajimalpa refirió que obtuvo la maestría, también en la UNAM, con una tesis sobre los españoles en la Revolución Mexicana por la que fue premiado.

En esos años la historia social británica constituía su expresión más acabada en el campo historiográfico y había pocos historiadores marxistas en la Facultad “colonizada por el canon historicista, y tan es así todavía que en 2013, en el primer aniversario del fallecimiento de Eroc J. Hobsbawm, el congreso-homenaje en el que participé fue en la Facultad de Economía y no en la de Filosofía y Letras, como podía suponerse”.

El doctor por El Colegio de México refirió sus inicios como estudioso del artesanado, sujeto de los movimientos sociales del siglo XIX, investigación que concluyó en el Departamento de Historia de la Universidad de Harvard, asesorado por el profesor Jhon Womack.

Después de doctorarse comenzó a trabajar en la UAM y “sigo convencido hasta ahora que la UAM es una Institución generosa que apoya los proyectos e iniciativas de los profesores, por excéntricos que sean”.

Como jefe del Departamento de Filosofía en la Unidad Iztapalapa participó en la creación del Posgrado en Humanidades, “sin descuidar mis indagaciones sobre el artesanado, que me llevaron a adentrarme en la tradición socialista y después al estudio de la izquierda mexicana”.

El doctor Sergio Revah, director de Apoyo a la Investigación de la UAM y quien asistió al acto en representación del doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Universidad, expuso que con un legado que ha erigido a lo largo de 25 años en la Casa abierta al tiempo es innegable la contribución del doctor Illades Aguiar al prestigio institucional y a la construcción de un espíritu universitario integral que, más allá de su labor, profesa el humanismo más elemental en la interacción diaria con colegas y alumnos.

El investigador afirmó que una fértil trayectoria con una extensa producción científica, un compromiso demostrado con la formación de nuevo talento y una participación sostenida en redes académicas nacionales e internacionales, fueron sólo algunos de los argumentos expuestos por el órgano Divisional ante el Colegio Académico para otorgar esta distinción.

Durante los últimos 30 años Illades Aguiar ha sido galardonado con los premios más prestigiados, ocupando actualmente el sillón número diez en la Academia Mexicana de la Historia, la misma que ocupara el cronista Luis González Obregón y el historiador Edmundo O’Gorman.

Más de 60 profesores de la UAM y de instituciones hermanas, entre ellos los profesores eméritos Josefina Zoraida Vázquez y Enrique Semo Calev, por El Colegio de México y la UNAM, en ese orden, solicitaron al Consejo Divisional de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Cuajimalpa que pusieran a consideración este nombramiento.

El doctor Rodolfo Suárez Molnar, rector de la Unidad Cuajimalpa, se refirió a la amistad que lo une con el doctor Illades Aguiar, ya que juntos “nos tocó el proceso de creación de la Unidad Cuajimalpa, durante el cual compartimos una serie de proyectos”.

Pocas veces se ve coincidir de manera tan cabal la calidad docente con la integridad moral, como ocurre con él; pocas veces se encuentra en un académico universitario esa plenitud del espíritu de la universidad pública (en el sentido) de tener la capacidad absoluta de mantenerse apegado a valores morales que se convertían en valores académicos”.

El doctor Mario Barbosa Cruz, director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Cuajimalpa, dijo que el doctor Illades Aguiar es uno de los más reconocidos historiadores en México, lo cual se hizo evidente con la decisión de la Academia Mexicana de la Historia de nombrarlo miembro de número.