Celebra la UAM el 20 aniversario del posgrado en estudios sociales

23 de Enero de 2018

Celebra la UAM el 20 aniversario del posgrado en estudios sociales



* Este programa se mantiene como sobresaliente en el nivel de Competencia Internacional del Conacyt en el PNPC

El Posgrado en Estudios Sociales de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) alcanzó logros destacados en 2017, ya que la maestría ratificó el nivel de competencia internacional del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), sumándose al doctorado que fue evaluado positivamente en 2015 y cuya distinción ha mantenido desde 2005, señaló la doctora Laura del Alizal Arriaga.

En el acto en el que la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Unidad Iztapalapa de la UAM celebró el 20 Aniversario de ese programa de estudios que se imparte en tres líneas de conocimiento: Estudios laborales, Procesos Políticos y Economía Social, la Coordinadora General expuso que las reacreditaciones significaron el reconocimiento a un esfuerzo sostenido durante más de tres lustros, pues se mantuvo como uno de los mejores de la institución.

La docente del Departamento de Sociología de esa sede universitaria dijo que también es resultado de un sólido plan de estudios, un proyecto académico de excelencia en el cual 100 por ciento de los profesores del núcleo básico pertenece al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y 61 por ciento goza de las categorías II y III.

Los mayoría de los egresados encuentra un empleo acorde con el perfil del posgrado con un excelente posicionamiento laboral en organismos autónomos, la administración pública federal y el poder legislativo, entre otros, o desempeñando actividades de docencia e investigación.

La eficiencia terminal de las últimas cinco generaciones de doctorado en promedio fue de 73 y 78 por ciento en maestría, es decir, todos los alumnos se graduaron, aunque algunos lo hicieron después de 2.5 años considerados por Conacyt. En el doctorado se está próximo a terminar con el rezago que es de 7.6 por ciento.

En 2018 los graduados de maestría y doctorado –19 y 40 alumnos activos, respectivamente– se sumarán a los 358 egresados hasta la fecha: 219 de maestría y 139 de doctorado.

El doctor Enrique de la Garza Toledo, miembro del Comité del Posgrado y profesor de la línea de Estudios Laborales, dijo que el sueño de abrir un plan de excelencia internacional inició en 1989 cuando se diseñó y comenzó la maestría en Sociología del Trabajo, que junto con los Diplomados en Estudios Electorales fueron los antecedentes principales del actual programa.

“Desde que se diseñó la primera maestría se deseó que tuviera consonancia con las mejores a nivel internacional, en contenido de los cursos, biografías, temáticas y calidad de las tesis, y se buscó la interdisciplinariedad, sobre todo en economía, ciencia política, sociología, antropología, geografía, historia y las teorías de las organizaciones”.

De acuerdo con la relación entre disciplinas, desde las más abstractas hasta las especializadas, “el posgrado se ha ubicado en las discusiones actuales de la epistemología y de la metodología, y ha procurado que los estudios de cada línea no ignoren las grandes disertaciones sociales".

El Investigador emérito del SNI aseveró que algunas de las propuestas generadas en su interior forman parte del debate en otros países, y han recibido elogios en revistas de primer nivel internacional, así como los profesores reciben propuestas para exponer como conferenciantes centrales en congresos internacionales.

“Se trata de un posgrado crítico de la unilateralidad de las teorías, de la manipulación de datos que busca visualizar los problemas lacerantes de nuestra sociedad”.

El doctor José Octavio Nateras Domínguez, rector de la Unidad Iztapalapa, lo calificó como uno de los posgrados emblemáticos de la Unidad, el cual tiene un alto reconocimiento en la investigación con una sostenida permanencia en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad y a nivel de Competencia Internacional del Conacyt.

Para la doctora Juana Juárez Romero, directora de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, los alumnos han sido parte medular del éxito sumado a un sólido grupo de académicos con prestigio en el extranjero, ya que el compromiso, la dedicación y la entrega de los estudiantes han sido ejemplares.

Los estudiantes Lizete Berenice Méndez Heras y Rodrigo Ocampo Merlo, del doctorado en Estudios Sociales, en las líneas de Economía Social y Estudios Laborales, respectivamente, ponderaron la calidad y la excelencia del posgrado, y de la planta docente que les ha permitido vivir una experiencia académica única, gratificante y difícil, pero con un amplio sentido de compromiso social.

La maestría y doctorado en Estudios Sociales recibió a su primera generación de alumnos en septiembre de 1998 en dos áreas de conocimiento: Estudios Laborales y Procesos Políticos, y tres años después, en 2001, creó la de Economía Social.

En su primera evaluación ante el Conacyt en 2000, ambos –maestría y doctorado– fueron incorporados en el Padrón de Programas de Posgrado de Excelencia para Ciencia y Tecnología.

Las Líneas de Conocimiento están inscritas en el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), en el nivel de Competencia a Nivel Internacional, alcanzado en 2005, y en ellas los alumnos adquieren una sólida formación teórica y metodológica con un perfil de egreso orientado hacia la investigación, además de que cada una corresponde a un eje temático de investigación en los cuales el alumno podrá desarrollar una idónea comunicación de resultados.

Estudios Laborales forma investigadores que analizan la vinculación entre las preocupaciones académicas y la problemática de la realidad laboral nacional: el análisis crítico de los modelos productivos; la precariedad y la calidad del trabajo; la desregulación de las relaciones laborales y su impacto en el ámbito sindical; los mercados transnacionales; los procesos identitarios en los actores laborales; el trabajo en actividades no clásicas; la dimensión espacial trabajo/ocio/consumo, entre otras.

Procesos Políticos ofrece una formación teórica y metodológica sólida para el desarrollo de indagación que pretende responder a los conflictos que enfrenta el país en términos de la calidad de las elecciones y la democracia, la cultura política y las relaciones internacionales.

En Economía Social se forman especialistas que adquieren los instrumentos técnicos y analíticos adecuados para, por una parte, entender la amplia gama de problemas que la conforman y, por otra, comprender las acciones políticas tendientes a su mejoramiento. Entre las preocupaciones se ubican la pobreza y la desigualdad, como expresiones de las condiciones menos deseables de un país que aspira al desarrollo económico y social.