Ciudad solidaria 19-s, documento histórico que perpetuará en imágenes una sociedad fraterna y humana

25 de Enero de 2018

Ciudad solidaria 19-s, documento histórico que perpetuará en imágenes una sociedad fraterna y humana



* El texto impresiona por evocar una situación tan caótica generada por el sismo

Fotofanzine Ciudad solidaria 19-S es un documento histórico que perpetuará en imágenes una sociedad fraterna, humana, volcada a socorrer a quienes quedaron expuestos ante la adversidad generada por la magnitud del sismo del 19 de septiembre pasado, dejando como testimonio la permanencia de un pueblo con valores y sin egoísmos, coincidieron en señalar hoy colaboradores del texto y algunos de los fotógrafos cuyas gráficas fueron publicadas.

La artista visual Paulina Cortés Salgado, co-coordinadora de la publicación, dijo que fue realizada con la supervisión del maestro Francisco Mata Rosas, coordinador general de Difusión de la Rectoría General de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien fiel a su espíritu documentalista convocó, a través de las redes sociales, a los artistas de la lente a construir una memoria sobre el sismo.

Alrededor de 120 fotógrafos de todo el país respondieron al llamado para la edición de una publicación especial, pero la selección de las más de tres mil gráficas recibidas vía correo electrónico se limitó a la Cuidad de México, publicándose 296 imágenes de 77 profesionales en 60 páginas.

El proyecto contó con el apoyo y la colaboración de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y el Museo Archivo de la Fotografía, realizándose un tiraje de 20 mil ejemplares distribuidos gratuitamente.

La profesora de la licenciatura en Artes Visuales en la Universidad Mundial de la Paz, Baja California Sur y en la Facultad de Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México indicó que la recopilación, selección edición, impresión, producción y distribución fue un reto ante las múltiples problemáticas causas por el terremoto y la premura de la convocatoria que respondía a la necesidad de generar un archivo que recopilara los hechos vividos ante la catástrofe.

El resultado fue una obra con amplia distribución y calidad, realizada solidariamente por 150 personas que laboraron durante un mes, entre ellos personal administrativo del área de Difusión de la UAM, diseñadores, editores y fotógrafos para que esté disponible el PDF en la página de Libros UAM.

En la presentación de la edición en el Auditorio Francisco Xavier Mina de la Unidad Xochimilco de la UAM, Cortés Salgado expuso que el Museo Archivo de la Fotografía, además de ofrecer apoyo de divulgación, incluirá en su acervo las imágenes enviadas y publicadas para conformar un archivo visual del sismo del 19 de septiembre pasado, que enriquecerá el patrimonio de la colección sobre los grandes terremotos de la Ciudad de México.

La maestra Catalina Durán Mckinster, coordinadora de Extensión Universitaria de la Unidad Xochimilco, lo calificó como un texto que “impresiona” por “evocar una situación tan caótica generada por el sismo y que la UAM tuvo a bien en convocar para recabar fotografías que crearán un documento histórico importante y significativo”.

Hacer una publicación con estas características y limitación de tiempo no es fácil por tratarse de un documento testigo, el resultado fue un trabajo que muestra la magnitud de lo acontecido, sobre todo para quienes no estuvieron próximos a las zonas de desastres y destaca “por su trabajo de edición, selección y construcción del discurso narrativo”.

Francisco López López, jefe de Diseño y Producción Editorial en la Dirección de Publicaciones de la Rectoría General de la UAM, comentó que la experiencia en la edición fue una tarea complicada porque el impacto del dolor evocado por las fotos recibidas debió ser superado para ser asumidas como un material de trabajo para su publicación y posteriormente establecer lazos y nexos entre ellas que constituyeran un discurso congruente” de lo vivido, resaltando los valores humanos en las calles.

La artista visual Eliza Arrieta narró su experiencia de trabajo y resaltó que ante la decisión de tomar impresiones o ayudar, lo primero fue apoyar a quienes laboraron en las acciones de rescate y levantamiento de escombros. “Lo que vi fue el valor de las personas”, y el producto de las fotografías fue “afirmar que no somos un pueblo egoísta como en muchas ocasiones nos han hecho creer”.

Los fotógrafos José Luis Musi y Mauricio García Arévalo también evocaron los momentos vividos posteriores al sismo y resaltaron que sólo buscaron captar los aspectos humanos y solidarios que en su mayoría fueron la respuesta de la población.