Concluyen obras en edificio de la UAM, en beneficio de la investigación y la docencia

11 de Diciembre de 2019

Concluyen obras en edificio de la UAM, en beneficio de la investigación y la docencia


4 de diciembre de 2019

• Las autoridades inauguraron anexo del edificio “W”, sede de laboratorios y Departamentos de Ciencias Básicas e Ingeniería

La Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) concluyó la construcción del anexo del edificio “W”, lo que fortalecerá la docencia y la investigación de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería (CBI), aseveró hoy el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Casa abierta al tiempo.

Las labores que comenzarán muy pronto a realizarse en este lugar “habrán de impactar de manera positiva en el desempeño de esta sede académica y, por ello, de la UAM en su conjunto”, por lo que este día es especial para la comunidad universitaria, ya que luego de varios años de haberse colocado la primera piedra del inmueble, finalizó la quinta y última etapa de las obras.

Luego de “45 años de su fundación, con muchos esfuerzos, pero también con mucho interés e identidad universitaria nuestra Institución continúa su desarrollo” en beneficio de la docencia y la investigación, puntualizó.

La conclusión de este anexo –que comprende nueve laboratorios en el segundo nivel y ocho más en el tercer piso para los departamentos de Ciencias Básicas, de Energía, de Electrónica y de Sistemas– es de especial interés para la comunidad de la División de CBI, porque la calidad de un proyecto requiere de instalaciones adecuadas para que la comunidad se desarrolle de manera plena.

Por ello, la planeación, la coordinación y el cumplimiento de programas de infraestructura demandan eficiencia y perspectiva universitaria en los planes de obras, adecuación y mantenimiento, que son permanentes y prioritarios.

La Unidad Azcapotzalco y la Coordinación General de Información Institucional de la Rectoría General promovieron en 2016 un proyecto de inversión ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para la realización de la quinta etapa del edificio y un año después fueron otorgados los recursos etiquetados para tal efecto, iniciando los trabajos en 2018 con la actualización del proyecto ejecutivo.

Con los debidos procesos de adjudicación para la obra, adquisición de mobiliario fijo de laboratorio, así como las asignaciones directas de los corresponsables en seguridad estructural e instalaciones, concluyó la quinta etapa del edificio “W” bajo la supervisión de la Dirección de Obras.

Además para la elaboración del anteproyecto fueron consultados los requerimientos de la comunidad de la División de CBI, por lo que se obtuvo la aprobación de la sede.

El doctor Óscar Lozano Carrillo, rector de la Unidad Azcapotzalco, destacó la importancia de este nuevo sitio porque significa que la Institución avanza y confió en que desde este lugar se generarán muchos de los productos del conocimiento, que es lo que la universidad pública hace, no sólo en un ámbito de las requisiciones del mercado, sino en la proyección de la ciencia y la tecnología.

“En este marco de concreto y tecnología se creará el saber que esta casa de estudios ofrece a la sociedad, lo cual es motivo de celebración y es lo que nosotros buscamos”, que Azcapotzalco mantenga esa participación y enlace con la sociedad en colaboración con la docencia.

Lozano Carrillo aseguró que la Unidad nació hace 45 años con una mística social, ya que “en esta zona industrial el efecto de la formación profesionalizante era fundamental, por lo que no es casual ni gratuito que tengamos diez ingenierías y que ese sea nuestro perfil que mantiene como eje fundamental de soporte a este campus, lo cual tenemos que refrendar, fortalecer y proyectar”.

La doctora Lourdes Delgado Núñez, secretaria de esa sede académica, recordó los orígenes de este recinto hace 45 años, así como los momentos que pasaron desde 1990 cuando se tomó la decisión de construir un mayor número de laboratorios.

Pero fue hasta 2018 cuando pudo echar a andar esta quinta etapa para concluir el edificio “W”, espacio “emblemático que surgió con la idea de fortalecer la investigación y que cobra especial importancia para la División de CBI”.

Con esta última etapa se tienen 17 laboratorios que en suma arrojan más de 40 espacios, la mayoría de ellos dedicados a la investigación de los cinco departamentos, además de que en la planta baja se tiene un laboratorio divisional de Microscopia y Resonancia Magnética Nuclear.

Los doctores Peñalosa Castro y Lozano Carrillo recorrieron los laboratorios del segundo y tercer piso del edificio “W”. En la actividad también estuvieron presentes los doctores Teresa Merchand Hernández y José Antonio De los Reyes Heredia, así como el licenciado Miguel Pérez López, directora en funciones de la División de CBI, secretario general de la UAM y director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, en ese orden.