Desconocimiento gana batalla al Papanicolau

16 de Enero de 2018

Desconocimiento gana batalla al Papanicolau



• Aracely Bautista Alarcón, estudiante de la Maestría en Enfermería de la UV, realizó una intervención educativa para informar a mujeres sobre el cáncer cervicouterino

• Aplicó una pre-evaluación y talleres a mujeres de entre 25 y 65 años de edad; al final los resultados fueron satisfactorios

Claudia Peralta Vázquez

La alta incidencia de cáncer cervicouterino (Cacu) en el país indica que las acciones del sector salud no han sido satisfactorias, que las campañas realizadas no han logrado que las mujeres en edad reproductiva se practiquen el Papanicolaou de forma adecuada, reveló estudio realizado por Aracely Bautista Alarcón, alumna de la Maestría en Enfermería de la Universidad Veracruzana (UV).

Además, uno de los principales factores que influye en su decisión de realizarse o no la prueba es la falta de conocimiento, resaltó la universitaria durante el 5° Foro de Estudiantes de la Maestría en Enfermería de esta casa de estudios.

Durante la exposición del tema “Intervención educativa para elevar los conocimientos acerca de Cacu en mujeres que acuden a la Unidad de Vida Saludable (Uvisa)”, adscrita a los Servicios de Salud de Veracruz (Sesver), con el cual se titulará de este posgrado, comentó que las mujeres sí tienen el conocimiento sobre esta enfermedad y su detección, aunque no muy acertado, pues está influido por factores personales y culturales.

“Mediante la intervención vamos a motivar a las mujeres para lograr que tengan un compromiso para la acción y una conducta promotora de la salud.”

En este sentido, compartió con los asistentes a la presentación efectuada en la sala de videoconferencias de la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI), un análisis que desarrolló con mujeres de entre 25 y 65 años de edad, usuarias de la Uvisa, del 6 de octubre al 17 de noviembre de 2017.

Entre los objetivos específicos destacó la aplicación de una pre-evaluación a quienes acudían a solicitar diversos servicios de salud, con el fin de saber qué tanto conocen sobre el Cacu y citología cervical, así como evaluar el impacto de esta intervención validada de forma previa por un panel de expertos.

Durante este periodo, consistente en un total de siete sesiones de dos horas cada una, también se les ofreció a las integrantes de este grupo un taller sobre enfermería, pláticas, charlas donde se abordaron temas relevantes del Cacu, entre ellos: factores de riesgo, medidas de prevención, toma de Papanicolaou y trato digno.

Posteriormente, dijo, se obtuvieron resultados satisfactorios porque las mujeres lograron modificar algunos conocimientos.

La estudiante del posgrado, quien labora como enfermera en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Número 14 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la ciudad de Veracruz, explicó que mucha de la información que las participantes tenían era distorsionada.

Por ejemplo, algunas pensaban que antes de la prueba de citología tenían que hacerse una ducha vaginal, lo cual es erróneo porque las células escamosas no salen bien identificadas.

Después de la intervención obtuvieron más datos sobre la detección del Cacu, de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), mecanismo de transmisión, y de la frecuencia con la que deben realizarse la prueba de citología cervical.

Por lo tanto, consideró que esta actividad representa una buena aportación debido a que el estado de Veracruz presenta uno de los mayores índices de morbi-mortalidad.