Distinguir el tipo de lesiones favorece a una mejor rehabilitación

8 de Septiembre de 2017

Distinguir el tipo de lesiones favorece a una mejor rehabilitación


Jueves 07 de septiembre de 2017.

Una confusión o mal diagnóstico de las lesiones músculo esqueléticas en deportistas o en adultos mayores deviene en una rehabilitación más larga y con mayor esfuerzo, es por ello la importancia de reconocer la lesión entre aguda o crónica, dio a conocer Sergio Paredes Osuna, especialista en rehabilitación y medicina deportiva de la Facultad de Educación Física y Deporte (FEFyDE) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

El experto técnico diferenció entre la lesión aguda y la crónica conceptuando en que la lesión aguda es la que sucede en el momento de alguna actividad deportiva o cotidiana, mientras las lesiones crónicas son las que se prolongan en el tiempo y que resultan recurrentes debido a dos circunstancias, la degeneración propia del músculo o parte ósea y la que se produce por falta de tonicidad, fuerza o alteración en el recorrido natural de una articulación.

Aseguró que en cuanto al tratamiento y atención de ambas lesiones debe ser personalizada e individualizada, “en este sentido, siempre son diferentes los métodos de recuperación de las personas y no se puede ofrecer un tratamiento igual a una persona mayor con desgaste degenerativo que a una persona joven con lesión aguda (que pasó en el momento)”.

Refirió que las respuestas oportunas de una parte del cuerpo lesionada pueden ser recuperadas mediante medios físicos (como ultrasonido, por ejemplo), medios químicos (medicamentos orales o intravenosos) entre otros, como la hidroterapia y/o la oxigenoterapia hiperbárica, este último es el uso médico del oxígeno a presiones por encima de la presión atmosférica.

Sergio Paredes Osuna sostuvo que para evitar las lesiones agudas es necesario considerar los siguientes consejos tales como hidratación oportuna, mantener alimentación basada en proteínas y descanso reparador del sueño no menor a seis horas, en cuanto a las lesiones crónico-degenerativas es similar, sin embargo, estas vienen precedidas de un mal funcionamiento no trasmisible, como artritis, desgaste articular y/o una mala técnica del quehacer deportivo o cotidiano.