Egresado de la UAM crea iniciador de fuego, útil para las comunidades más vulnerables

13 de Enero de 2020

Egresado de la UAM crea iniciador de fuego, útil para las comunidades más vulnerables


8 de enero de 2020

• El dispositivo reduce las emisiones de humo y los residuos sólidos, enciende en 30 segundos y el fuego dura 30 minutos

Un iniciador de fuego elaborado con materiales ecológicos y que reduce las emisiones de dióxido de carbono fue creado por Daniel Galicia Sosa, egresado de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El también denominado Rocket Brick-biocombustible está conformado por una mezcla de cera de abeja y residuo de madera (aserrín) que enciende en menos de 30 segundos y cuyo fuego efectivo forma una llama relativamente alta e intensa que puede durar hasta 30 minutos, lo cual permite que sea utilizado para cocinar alimentos o en calefacción.

“El proyecto está dirigido a las comunidades más vulnerables de México, ya que de los diez estados del país con mayores índices de pobreza, tres son los productores principales de mobiliario de madera: Michoacán, Jalisco y el Estado de México, con más de 19 millones de personas en situación de pobreza extrema”, señaló el diseñador industrial de la UAM.

Proveniente de una familia de carpinteros, Galicia Sosa aseguró que la mayor parte de los residuos de ese material es desechada y en algunos casos utilizada como cama para animales de granja y en la limpieza de carnicerías y restaurantes, al retener la humedad, evitar que proliferen los hongos y absorber los olores.

“En este prototipo el aserrín es el combustible y la cera ayuda a retardar el proceso de quema. En una proporción de tres partes de cera por una de aserrín se pueden conseguir hasta 30 minutos efectivos de fuego, tiempo suficiente para la cocción completa de un alimento, ya sea caldo o carne”.

De acuerdo con Galicia Sosa, el iniciador de fuego ofrece entre sus principales ventajas el encendido en menos de un minuto, sin la necesidad de avivar el fuego; bajas emisiones de humo y de cantidades de residuos sólidos y ceniza; fácil manipulación; bajo riesgo de accidentes, y fácil extinción de la lumbre.

Este dispositivo no genera riesgo alguno para la salud por los elementos con los cuales fue diseñado y permite la generación de menos humo a diferencia de una cocción en carbón que lleva alrededor de 20 minutos encender.

El Rocket Brick consiste en una estructura geométrica –ya sea cilíndrica, cuadrangular, pentagonal o hexagonal– conformada por una masa en forma de anillo de combustible que se enciende por el centro, la llama se propaga y el fuego jala el oxígeno evitando que factores climatológicos externos lo apaguen, ya que va del centro hacia afuera.

El egresado de la Unidad Xochimilco señaló que además no se generan residuos debido a que los materiales se queman por completo y sólo quedan las cenizas que pueden servir como abono o mineral, colocándose en alguna maceta o sobre la tierra.

Gracias a los bajos costos del producto que oscilan entre los 20 y 30 pesos por dispositivo, la intención es que el iniciador de fuego sea promovido entre los sectores sociales más vulnerables del país, aunque también puede ser utilizado en campismo para cocción al aire libre.

Además se puede emplear en fogatas y calentadores de agua en zonas rurales; también fue probado por brigadas de rescate que participaron en los sismos de 2017 con muy buena respuesta en entrenamientos y capacitaciones.

A partir de su experiencia con esta invención, Galicia Sosa consideró que el diseño es una carrera multidisciplinaria que involucra áreas de normativas, marketing y administración, de ahí que sea fundamental acercarse a otros campos del saber.

“Estoy conformando un equipo de diferentes profesiones para mejorar los procesos de esta invención. Me acerqué a gastrónomos y apicultores, y obtuve conocimientos de otras disciplinas que me han ayudado a mejorar mi diseño y a resolver una necesidad, que es lo más importante”.

Galicia Sosa fue uno de los tres ex alumnos de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Unidad Xochimilco que en diciembre pasado recibió diploma, registro de patente y propiedad industrial por los prototipos desarrollados durante el último año del programa de estudios, en una ceremonia encabezada por el doctor Fernando De León González, rector de esa sede académica.