Egresado de la Universidad de Guanajuato recorre el país en “vocho”

19 de Enero de 2018

Egresado de la Universidad de Guanajuato recorre el país en “vocho”



Guanajuato, Gto., a 18 de enero de 2018.- El Mtro. Dirk Jan Hendrik Lotgerink, originario de Holanda, quien llegó a esta casa de estudios como alumno de intercambio y fue por más de un año trabajador de la Universidad de Guanajuato en el Programa de Movilidad Académica, hoy recorre nuestro país en un Volkswagen.

Ya reconocido en redes sociales como “el güero del vocho”, el Mtro. Lotgerink confiesa que su amor por México comenzó con un enamoramiento de Guanajuato, cuando en el año 2012 barajaba las opciones de estudios de literatura hispanoamericana en el extranjero.

Las opciones eran Chile y México y, en este país, la Universidad de Guanajuato (UG), que conoció primero por internet y de inmediato se decidió: vendría a México a estudiar un semestre de intercambio en la Maestría de Letras Hispánicas en la División de Ciencias Sociales y Humanidades (DCSH) del Campus Guanajuato de la UG.

No sabía de la existencia de Guanajuato, reveló, pero al ver las fotografías por internet, se enamoró de la belleza de la ciudad y decidió que sería su nueva aventura de vida, así que vino a estudiar poesía hispanoamericana a la Sede Valenciana del Campus Guanajuato.

Al terminar su semestre, quedó encantado con la ciudad, la cultura, la gente, la gastronomía, la naturaleza, así que desde ese año decidió volver y, al terminar sus estudios de maestría en Holanda, regresó a Guanajuato donde trabajó como anfitrión en el Festival Internacional Cervantino, dando clases de inglés y cualquier curso que se ofrecía.

Entonces la UG le brindó la oportunidad de trabajar durante un año como encargado de los intercambios del Programa de Movilidad Académica, lo cual también le encantó, porque se trataba de entusiasmar a los estudiantes a tener la experiencia de conocer otros países y el enriquecimiento a nivel personal. Como Coordinador de Cooperación Académica, Dirk recibía también a los estudiantes extranjeros.

Muchos fueron los proyectos culturales que desarrolló en el Campus Guanajuato con los jóvenes de intercambio, y quedaron como testimonios los videos en donde los mismos estudiantes cuentan sus vivencias en el extranjero para animar a sus compañeros a viajar.

Luego regresó a Holanda, en donde trabajó como traductor en el medio de futbol internacional e incluso fue traductor de la Selección Mexicana cuando jugó en aquel país. Trabajó también como profesor de chicos refugiados de guerra, sobre todo de Siria y Afganistán e Irak, convencido de que invertir en proyectos sociales es como cualquier nación puede salir adelante.

Desde allá soñaba con recorrer México, “de Tijuana a Cancún”, dice, en un “vocho”, porque es el vehículo “más mexicano”, que todos lo conocen, pero no había podido por falta de recursos, sin embargo ahorró un dinero y dejó su vida holandesa para, desde hace seis meses, recorrer este país.

La idea es escribir un libro sobre las bellezas que ofrece México, dijo, porque se conoce mucho al país pero sobre todo por las noticias negativas, cosa que no se niega ni hay indiferencia, sostuvo, pero en su opinión si quieres avanzar, debes enfocarte “en los buenos proyectos sociales, la buena gente, la hospitalidad mexicana y el pueblo mismo, si Europa enfoca eso, sería como devolver un poco al país que amo y que me ha dado todo”.

En entrevista reveló que compró el “vocho” hace seis meses en la ciudad de México y, a la fecha, ya lleva 10 mil kilómetros recorridos de Hidalgo, Guanajuato, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Durango, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, y toda la península de California.

Ni una mala experiencia ha tenido, aseguró, “porque es la buena vibra mexicana” y, aunque todos sabemos lo que está pasado en el país, está convencido que la buena energía prevalece y que hay historias que merecen contarse.

Ahora han terminado sus ahorros, pero buscará otros patrocinadores cambiando un poco el enfoque de su viaje, el cual será más social, llegar a comunidades marginadas, ofrecer algunas clases y conferencias sobre sus vivencias en el mundo y abierto a los apoyos que puedan llegar, porque aún falta recorrer los estados del sur de México.