El Dr. José Luis Lara Valdés evoca historia de la ex Hacienda El Copal

1 de Marzo de 2018

El Dr. José Luis Lara Valdés evoca historia de la ex Hacienda El Copal



Irapuato, Gto., a 27 de febrero de 2018.

La atrayente historia de la ex Hacienda San José del Copal, una hermosa construcción colonial situada en la carretera Irapuato-Silao, fue narrada por el Dr. José Luis Lara Valdés, coordinador de la Licenciatura en Historia de la Universidad de Guanajuato (UG).

“Noticias históricas de la ex Hacienda El Copal” fue la conferencia que dictó el profesor universitario en este recinto, que desde 1974 pertenece a la Universidad de Guanajuato, pero cuya historia se remonta al siglo XVI.

La ex Hacienda fue propiedad del malagueño Don Antonio Pérez Gálvez, quien llegó como militar a las Américas, y cuyo progreso social y económico se atribuye a su matrimonio con doña Gertrudis de Obregón, hija del Conde de La Valenciana.

El historiador, comenzó mostrando una descripción cartográfica de la zona que data de 1803, misma que puede consultarse en el libro “Humboldt en Guanajuato” editado en 1999. Alexander Von Humboldt acompañado de un biólogo y un físico recorrió estos terrenos que observaba, dibujaba, pintaba y tomaba fotografías con cámara obscura, como registro de su peregrinación científica.

En el siglo XVII la hacienda El Copal era una estancia para crianza de ganado mayor, rodeada de tierras de labor. Probablemente era ganado caballar, mular y asnar, importante para el transporte, que también se exportaba a otras haciendas.

En las haciendas hubo mesones para dar alojo a viajeros y arrieros. Por lo espacioso de los nueve arcos de cantera en el exterior de la hacienda, es posible imaginar que allí pernoctaban los peregrinos y los arrieros.

Junto a los arcos se alza la capilla de estilo neoclásico, cuyo estilo constructivo también data del siglo XVII, que tiene en su fachada un vano (ventana al coro), jambas (pilastras), medio punto resaltado (piedra clave): funciones que dan carácter a la imagen, así como su torre y el portal del recinto religioso.

Y como otras construcciones de aquella época, se protegían de la intemperie con tejamanil, salitre, argamasa y baba de nopal, entre otros materiales.

Como el propietario de la Hacienda era militar, probablemente hubo un sector de cuartel que patrullaban los caminos reales. En aquella época lo que hoy es Irapuato, Silao y León eran jurisdicción de Guanajuato.

Dado el interés que despertó entre la comunidad universitaria con su plática, el Dr. Lara recomendó a los asistentes leer el libro “Haciendas de Guanajuato” del Dr. Isauro Rionda Arreguín, con fotografías de Federico Vargas Somoza, cuya segunda edición fue en el año 2015.