El folclor nororiental argentino, en la guitarra de Chango Ibarra

14 de Septiembre de 2017

El folclor nororiental argentino, en la guitarra de Chango Ibarra


* El artista ofreció un recital de chamamé, chamarrita y rasguido doble

* El recorrido por los recuerdos del músico integró voz, guitarra, cajón y pandero

Relatos, canto y música instrumental del noreste de Argentina colmaron el ambiente de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), durante el recital ofrecido por Eduardo Chango Ibarra, cuyos recuerdos y encuentros combinó con voz, guitarra, cajón y pandero.

Acompañado por Sebastián Nieto en el Auditorio Vicente Guerrero, el guitarrista interpretó piezas del chamamé, la chamarrita y el rasguido doble, típicas del folclor de su natal Gualeguay, en la provincia de Entre Ríos.

El repertorio evocó los sentimientos que lo han movido a lo largo de la vida e invitó al público a reflexionar y disfrutar la sensibilidad de la música de la región entrerriana.

Regreso, La casa de la abuela Teresa, Los abuelos, Me fui para no volver, Carnaval de pueblo, Solo, La casi casi, Zamba por vos,Chacarera del sufrido, Chacarera de un triste, Vidala para mi sombra, Hachero, Candombe del mucho palo, entre otras, conformaron el concierto que deleitó al público que acudió al encuentro musical, en el que también compartió zamba, chacareras, gatos, escondidos y bagualas, entre otros ritmos representativos.

Ibarra, quien empezó a tocar la guitarra a temprana edad y emigró a la ciudad para estudiar ese instrumento, relató que su proyecto musical inició en Argentina, pero hace pocos años decidió presentarlo en América Latina.

Algunas de sus principales influencias e inspiración provienen del género regional, tocado con acordeón, contrabajo, guitarra o bandoneón.

También escuchó un poco de tango por herencia de su abuelo y vivió la adolescencia oyendo bandas de rock, jazz y música de todos los países, pero al inclinarse por un género en particular optó por el folclor argentino.

La música mexicana, distinta a lo que ha escuchado antes, le ha permitido –mediante el son jarocho, el mariachi y otros ritmos– saber cómo habla, vive y baila “el hermano mexicano”, pues “estamos a 12 mil kilómetros de distancia, pero lo que nos une son estas expresiones regionales”.

El cantante se encuentra en México para participar en festivales, tanto en la capital como en Ciudad Juárez. “Venir acá nos sirvió para presentarnos ante la comunidad universitaria, la semana pasada ya lo habíamos hecho durante la bienvenida a los jóvenes que recién ingresan a esta casa de estudios”, finalizó.