Feminismo, mal visto por falta de memoria histórica

21 de Noviembre de 2019

Feminismo, mal visto por falta de memoria histórica


• La ignorancia ha hecho que algunos sectores de la población lo comparen con el nazismo, cuando el origen de su lucha es la igualdad de derechos entre hombres y mujeres

Carlos Hugo Hermida Rosales

20/11/2019, Xalapa, Ver.

María Eugenia Guadarrama Olivera, investigadora y coordinadora del Centro de Estudios de Género de la Universidad Veracruzana (UV), afirmó que hoy en día el feminismo es mal visto por el poco conocimiento y memoria histórica que la sociedad tiene en torno a este movimiento.

“La ignorancia ha hecho que algunos sectores de la población lo comparen con el nazismo, cuando el origen de su lucha es la igualdad de derechos entre hombres y mujeres”, declaró.

Eugenia Guadarrama impartió el seminario “Perspectiva de género e investigación”, el 15 de noviembre en el Centro de Investigaciones Tropicales (Citro) de la UV.

La investigadora relató que hasta la segunda mitad del siglo XX se tenía la idea de que las mujeres eran inferiores a los hombres, y que por lo tanto no estaban preparadas para tener los mismos derechos que ellos; comentó que a las diferencias culturales entre hombre y mujer se les otorgaba un valor social.

Mencionó que las primeras feministas surgieron en el ámbito de la universidad, y al llegar a la academia fueron las que propusieron el concepto de género.

Explicó que el género está ligado a una postura política, ya que surgió para cuestionar en las disciplinas diversas cuestiones que se pensaban naturales.

“El género cuestiona la forma binaria de ver las cosas, como el femenino y masculino, y lo bueno y lo malo”, comentó.

Enunció que cuando se aplica la perspectiva de género, se trata de hacer ver la diferencia de las condiciones entre hombres y mujeres a partir de los roles que cada sexo desempeña en la sociedad; declaró que es una cuestión de postura política, ya que busca transformar las cosas.

Enfatizó que una mujer puede no considerarse feminista, pero que si desea cambiar las desigualdades entre géneros tiene una intención política, ya que ese deseo de cambio es su manera de no estar conforme con el rol que le toca.

“Es indispensable que cada mujer tenga la posibilidad de saber que tiene el derecho de elegir el rol que desea desempeñar, para poder ejercerlo”, concluyó.