Fuera de linde, más allá de lo figurativo y lo abstracto

15 de Enero de 2018

Fuera de linde, más allá de lo figurativo y lo abstracto



“Cada vez que alguien mira mi obra la recrea”: Amaya Escalera

Colores carmesí, cuerpos amorfos y espacios diminutos emanan del trabajo artístico de Amaya Escalera, quien invita a sumergirse en su espíritu para crear un lenguaje común a través de su obra.

Fuera de linde –que permanecerá abierta hasta el viernes 19 de enero en el Centro de Difusión Cultural Casa de la Primera Imprenta de América de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)– resultó de una labor de investigación materializada en pintura, gráfica y escritura.

La muestra plasma el interés de la autora por dos culturas: la mexicana y la española, destacando Ritual de una especie –en formato pequeño y realizada en técnica mixta en cartonería y papel maché– que recrea un espacio lleno de sillas suspendidas en el aire mediante figuras con profusión de detalles.

Entredicho y Giro de rueda –plasmadas en superficie grana e intensidades distintas de carmesí– dialogan con colores océano en representación de abismos pictóricos cuyos personajes solitarios parecen perderse en un juego dinámico de amplias tonalidades.

Cada pieza es provocadora, intensa, reveladora e intimista a partir del tono, el trazo, la línea, el contorno y la luz, elementos que, en palabras de la artista, “son todos actores, individuos atravesados por la cultura, protagonistas que no tienen boca, que no pueden hablar y sin embargo expresan muchísimo”.

La propuesta busca expandir, expresar y manifestar de alguna manera –como ser humano, mujer y creadora– la experiencia plástica de Escalera, quien lo consigue con mundos que rebasan los límites de lo figurativo y lo abstracto.

En una especie de pausa y distribuidos en el piso de la sala están los textos, diálogos internos que completan la vivencia y conversan con los elementos gráficos inspirados en el “fondo del alma; cada centímetro minúsculo de lo expuesto está impregnado de lo que siento y lo que percibo”.

En la pintura utiliza óleo, acrílico, ceras y mezcla de materiales; en la escultura fibra de vidrio, bronce, barro, cemento, papel y la tradicional cartonería mexicana, de la que rescata volúmenes innovadores y propositivos, aunque también recurre al video, la instalación y la impresión digital.