Grupo LUMO, 10 años fomentando las vocaciones científicas

19 de Diciembre de 2019

Grupo LUMO, 10 años fomentando las vocaciones científicas


• El Gobierno del Estado de Veracruz le otorgó el Premio Estatal de la Juventud, en la categoría “Ciencia y tecnología”

• Actualmente cuenta con 40 miembros activos de la Facultad de QFB, algunos de las facultades de Instrumentación Electrónica y de Ingeniería

Paola Cortés Pérez

13/12/2019, Xalapa, Ver.

Hace 10 años, ante la necesidad de generar un núcleo para fomentar actividades y vocaciones científicas y culturales entre los estudiantes, surgió en la Facultad de Química Farmacéutica Biológica (QFB) de la Universidad Veracruzana (UV) el Grupo LUMO, cuyo quehacer fue reconocido recientemente con el Premio Estatal de la Juventud, en la categoría “Ciencia y tecnología”.

“Cuando era consejero alumno de la Facultad, junto con otros compañeros nos dimos cuenta que en otras facultades existían grupos estudiantiles, así que decidimos crear el Grupo LUMO que tuviera como objetivo fomentar entre sus miembros las vocaciones científicas y el impulso a participar en actividades científicas”, rememoró el académico de la QFB Gabriel Arturo Soto Ojeda.

Lamentablemente, cuando él y sus miembros egresaron de la Facultad el grupo desapareció. Al incorporarse como profesor tomó la decisión de conformarlo de nuevo, bajo un esquema científico-cultural.

Ahora, dijo, es un grupo que fomenta la ciencia y la tecnología con impacto social, pertinencia en el conocimiento por su transmisión –dentro y fuera de la UV–, y sobre todo ser un espacio para compartir conocimiento, intercambio de ideas y que los estudiantes adquieran conocimientos que les permita destacar como profesionistas.

“Los estudiantes han encontrado en el grupo un espacio para desarrollarse, crecer, motivarse, así como vencer todos sus miedos y limitaciones que tienen como jóvenes, ejemplo de ello es que varios han tenido la oportunidad de ir al extranjero.”

Al preguntarle sobre cómo surgió el nombre del grupo, Gabriel Arturo Soto dijo que surgió por el logotipo que representa un átomo y a los orbitales moleculares. Algo muy distintivo en química, son los orbitales moleculares HOMO y LUMO, este último es el que tiene mayor energía y de él tomaron el nombre.

Mencionó que uno de los logros más importante es haber conseguido el espacio que denominaron Centro Químico Biológico de Investigación y Servicios (CQBIS), el cual fue equipado y adaptado mediante donaciones y recursos propios para que sus integrantes puedan desarrollarse y crecer de manera estudiantil, profesional y personal.

“Uno de los más grandes logros fue tener un espacio donde ellos pueda desempeñarse y desarrollar sus trabajos, lo cual ha sido muy importante para alcanzar todas las metas planteadas.”

Entre las distinciones que ha recibido está la entregada por la Biblioteca Municipal “Juan Díaz Covarrubias” por su labor en la divulgación de la ciencia; asimismo, el Campamento Musical Tiki Toko los reconoció por sus actividades científicas.

Mencionó que varios de sus integrantes han sido acreedores a premios, un ejemplo es Yazmín Guadalupe Rosas Guzmán, quien asistió a la entrega del Premio Nobel en Estocolmo, Suecia, en 2009, por su trabajo de investigación. Además, otros estudiantes han ganado diversos lugares en la Feria Nacional de Ciencias e Ingenierías (Fenaci), que les ha valido asistir a ferias en Bélgica, Chile y Perú.

“Son muchos los integrantes que con sus trabajos realizados dentro del grupo han ganado en congresos, presentaciones de carteles y ferias científicas, y algunos otros han sido aceptados para realizar movilidad estudiantil.”

Premio Estatal de la Juventud

Varios de los jóvenes llegaron al Grupo LUMO al enterarse de su existencia durante la bienvenida que se les da como estudiantes de nuevo ingreso; otros más fueron invitados, ya sea por estudiantes o profesores, y algunos más llegaron fortuitamente.

Amanda García López, estudiante de quinto semestre y actual presidenta de la agrupación, al igual que Juan Pablo Martínez Castillo, también de quinto semestre, se acercaron a esta iniciativa a raíz de una invitación para elaborar gel antibacterial, el cual enviarían a las zonas afectadas por el sismo ocurrido en septiembre de 2017.

“Por azares del destino llegué al CQBIS y vi a muchos estudiantes que trabajaban en la elaboración de gel antibacterial, en ese momento me di cuenta de que es un lugar que fomenta la fraternidad y el trabajo en equipo”, recordó Amanda García.

En tanto, Juan Pablo contó que durante sus clases de matemáticas conoció al profesor Gabriel Soto, quien lo invitó a él y a sus compañeros a elaborar el citado gel y les compartió con qué finalidad, y le agradó la idea de ayudar a las personas.

“A partir de este momento mi vida cambió, me uní a diferentes actividades que me han enriquecido académica y personalmente, como participar en ferias científicas y de emprendimiento fuera de Xalapa.”

En el caso de Jesús López Meza, estudiante de noveno semestre, su incursión en LUMO fue un tanto curiosa. Cada año, a los estudiantes de nuevo ingreso se les da un curso de introducción, en el que se incluye a esta agrupación; “me interesé y quise ingresar a él, pero pensé que se necesitaba de alguna especie de invitación, así que esperé a que llegara y no llegaba”.

Tiempo después conoció al profesor Gabriel Soto, quien finalmente lo invitó a formar parte del CQBIS y del Grupo. “Quería entrar porque sabía que desarrollan proyectos de emprendimiento, lo cual llamó poderosamente mi atención, y desde entonces soy un miembro activo”.

Para Carlos Alberto Díaz Sánchez, estudiante de primer semestre, fue diferente su ingreso como miembro: “Al llegar a la Facultad no pasaba por un buen momento anímico, al grado que no me presenté a la escuela los primeros días; mi tutor se preocupó y decidió llamarme por teléfono. Me citó en el CQBIS para que habláramos sobre mi situación y lo que me sucedía. Finalmente me invitó a participar en el Grupo y estoy muy contento, me he divertido mucho al participar en las diversas actividades que organiza”.

El pasado 28 de noviembre, el Grupo LUMO recibió el Premio Estatal de la Juventud, en la categoría “Ciencia y tecnología”, que entrega el Gobierno del Estado de Veracruz.

Gabriel Arturo Soto expresó: “Recibir esta distinción nos motiva a seguir creciendo, preparándonos y trabajando; nos sirve como elemento importante de motivación para todos los miembros, nos permitirá echarle más ganas, seguir fortaleciéndonos y creciendo; es una oportunidad para seguir expandiéndonos como Grupo LUMO”.

Amanda García detalló que actualmente el Grupo cuenta con 40 miembros activos de diversos semestres de QFB, estudiantes de ingeniería y de Instrumentación Electrónica; además, algunos egresados continúan participando en algunos proyectos.

“Se trata de un grupo multidisciplinario y son bienvenidos todos aquellos estudiantes que tengan ganas de trabajar, crear, soñar y desarrollarse personal y profesionalmente.”

Con respecto al premio, dijo que no sólo es resultado de los actuales miembros, sino de “todas las personas que estuvieron en este mismo espacio, que levantaron el laboratorio y que hicieron que LUMO sea lo que es hoy; es un premio que pertenece a muchas generaciones”.

“El premio significa el reconocimiento a la trayectoria del Grupo, que se caracteriza por ser muy participativo, así como al trabajo en equipo que desarrolla, es un incentivo para que continúe”, expresó Jesús Manuel López.

Finalmente, Juan Pablo Martínez dijo que el acompañamiento de los profesores miembros del Grupo LUMO ha sido muy importante no sólo a nivel academia y profesional, también a nivel personal.