Hace 40 años tener un doctorado causaba recelo: Juan José Barrientos

23 de Enero de 2018

Hace 40 años tener un doctorado causaba recelo: Juan José Barrientos



• El investigador celebra cuatro décadas de haber egresado del Doctorado en Lingüística y Literatura de El Colegio de México

David Sandoval Rodríguez

El 23 de enero 2018, Juan José Barrientos Contreras obtuvo el grado de doctor en Lingüística y Literatura Hispánicas por El Colegio de México (Colmex); orgulloso compartió que fue el primer egresado de la Universidad Veracruzana (UV) que obtuvo un doctorado “y todavía no me lo perdonan”, ironizó.

A 40 años de dicho acontecimiento, el propio investigador narra las vicisitudes que le sucedieron antes, durante y después de haber concluido los estudios de posgrado con una investigación sobre Jorge Luis Borges, la cual años después (en 1985) le permitió ganar el Premio Nacional de Ensayo Literario “José Revueltas”.

“Yo era un estudiante de letras y un amigo me dijo que algunas personas de El Colegio de México habían venido a reclutar estudiantes, pero yo quería estudiar en Princeton o alguna otra universidad parecida en Estados Unidos.”

De cualquier modo, fue al Colmex y habló con Antonio Alatorre, quien era director del Centro de Estudios Lingüísticos y también enseñaba en Princeton; fue Alatorre quien le sugirió ingresar al doctorado, que tenía una duración de tres años.

“Cuando lo fui a ver, los estudiantes ya habían terminado el primer año, que era propedéutico, pero me dijo que podía entrar directamente al doctorado, por lo que regresé a la UV a hablar con Dionisio Pérez Jácome, que era director de Educación Superior, y se encargó de que el rector Fernando García Barna me otorgara una beca.”

Al inicio eran 25 estudiantes, pero fueron muy pocos los que lograron finalizar el doctorado.
Relató que en esa época en el Colmex contrataron a reconocidos profesores de todo el mundo, como Eugenio Coseriu, un rumano que vivió en Uruguay y era profesor en la Universidad de Tubinga en Alemania.

También a Rafael Lapesa, quien escribió Historia de la lengua española y era profesor en la Universidad Complutense de Madrid; otro profesor era Maxime Chevalier, de Burdeos, que era experto en literatura medieval y europea; James Irby, de la Universidad de Princeton, que impartía literatura hispanoamericana, y Klaus Heger, de la Universidad de Heidelberg, Alemania, quien impartió un curso de lexicología.

“Regresé a la UV –el contrato que había firmado por la beca me obligaba a trabajar por lo menos dos años para la Universidad– y así empecé a recibir un sueldo como investigador de tiempo completo en enero de 1969.”

Entre 1970 y 1976, Juan José Barrientos realizó distintas estancias en universidades europeas, la primera de ellas al recibir una beca del Servicio de Intercambio Académico Alemán y otras de la UV y la Secretaría de Educación Pública para acudir a la Neuphilologische Fakultät de la Universidad de Heidelberg, de 1970 a 1972.

Posteriormente recibió la invitación para incorporarse como lector en la Universidad de Toulouse-Le Mirail en Francia, de 1972 a 1974, y luego en la Universidad de París IV, la Sorbona, donde laboró como lector de 1974 a 1976.

En Francia escribió su tesis sobre Borges y decidió volver a México para defenderla en el Colmex.
“He lamentado mucho haber dejado mi puesto en la Sorbona, donde me reemplazó un uruguayo que se quedó hasta que falleció, pero al menos me traje una francesa, que ha sido mi flotador, pues sin ella me hubiera hundido”, manifestó.

El hecho de que tuviera un doctorado al principio generaba animadversión, “ahora es algo común y aceptado, pero los egresados de la UV que han logrado obtener el título en instituciones prestigiosas de otros países se encuentran con todo tipo de trabas para que se lo reconozcan; por suerte, esto ha cambiado por un acuerdo del Secretario de Educación publicado en el Diario Oficial de la Federación –hace unos meses– y por el cual ya no se requiere la revalidación para incorporarse al personal académico de una universidad.

”Para obtener la revalidación era necesario que en México existiera un posgrado equivalente; no se podía revalidar un doctorado en semiótica, por ejemplo, pero ahora ya se acepta.”
En este punto hizo un llamado a las autoridades actuales de la UV para que actualicen la “Guía para los concursos de oposición” y la reglamentación relacionada.

"Los tabuladores requieren una revisión especial pues no concuerdan con la política de superación académica de la UV y el Programa para el Desarrollo Profesional Docente para el Tipo Superior (Prodep, antes Promep), que les han dado facilidades y recursos a muchos académicos para que obtengan posgrados en instituciones del extranjero."

Barrientos Contreras planteó que existe una contradicción que debe resolverse; por un lado, tenemos una política de superación académica y se les dan beca y préstamos a los profesores para que obtengan doctorados y, por otro, se les ponen trabas a quienes ya los obtuvieron y tratan de obtener una plaza.