Hoy más que nunca necesitamos de una Universidad unida y solidaria: Jaime Espino Valencia

17 de Noviembre de 2017

Hoy más que nunca necesitamos de una Universidad unida y solidaria: Jaime Espino Valencia


• La Facultad de Ingeniería Mecánica cumplió 52 años de vida.

Hoy más que nunca necesitamos de una Universidad Michoacana unida y solidaria, mostrar el temple de lo que estamos hechos los nicolaitas, exhortó Jaime Espino Valencia, secretario Académico de la Casa de Hidalgo, durante el acto conmemorativo del XLII Aniversario de la Facultad de Ingeniería Mecánica.

Con la representación del rector Medardo Serna González, expresó que a cincuenta y 52 años de fundada, la Facultad de Ingeniería Mecánica es una institución consolidada, con dos Programas de Posgrado, además de tres programas de Ingeniería y los recién aprobados en Ingeniería en Mecatrónica, en Energía y Sustentabilidad; y en Materiales.

Ante la crisis por la que atravesamos, añadió, es deber de todos los nicolaitas trabajar juntos y sacar adelante a la Casa de Hidalgo, nombrada Benemérita y Centenaria gracias a su labor social y a la pertinencia de sus programas educativos, una institución que nos ha cambiado la vida a muchos, llevando el aprendizaje de las aulas al campo laboral, porque la educación es para toda la vida y es lo que nos abre las puertas para conseguir nuestras metas.

El director de la Facultad, José de Jesús Padilla Gómez hizo un reconocimiento a los alumnos, de quienes dijo, tenemos mucho que aprender los docentes ya que gracias a su esfuerzo y trabajo en equipo se pudieron llevar a cabo las actividades conmemorativas de la dependencia: “ellos son la esencia de la Facultad y nos han puesto el ejemplo a todos, demostrando que pese a las circunstancias adversas se puede sacar adelante un proyecto, eso nos llena de esperanza porque representan el futuro de nuestro Estado y del país”.

En representación de la planta docente, el profesor José de Jesús Villalón consideró que hoy la Facultad atraviesa por uno de sus mejores momentos con la incorporación de nuevos programas académicos, además de la disminución en los índices de deserción y un aumento en la matrícula de un veinte por ciento, lo que hace necesario contar con más espacios para cubrir esa demanda.

Cada vez es más frecuente ver a nuestros egresados laborando en la industria nacional e internacional o bien como parte del sistema productivo del país generando empleos tan necesarios y coadyuvando a cambiar el entorno social con compromiso y humanismo, el sello de nuestra Casa de Hidalgo.

En representación de los estudiantes, el alumno Emmanuel Basurto, reconoció la labor de la Universidad Michoacana para cambiar la vida de sus estudiantes: “nos hace cambiar los malos hábitos por buenos y nos hace conocer y trabajar en nuestras debilidades”.

Los universitarios debemos pensar en grande y no tener miedo a intentar y fracasar, debemos confiar en nuestras capacidades y habilidades y atrevernos a convertir nuestros sueños en realidad y hoy más que nunca solidarizarnos y mantener viva a nuestra Casa de Estudios a pesar de los malos momentos por los que atraviesa, concluyó.