La biblioteca universitaria toral en la gestión del conocimiento

15 de Octubre de 2019

La biblioteca universitaria toral en la gestión del conocimiento


10 de octubre de 2019

• El reto de la educación contemporánea es avanzar hacia una cultura digital: Eduardo Peñalosa

El papel de la biblioteca universitaria es fundamental en la gestión del conocimiento, sin embargo es necesario repensar su función y combinar el uso tradicional de los libros con las tecnologías para apoyar las formas nuevas de docencia e investigación, aseguró hoy el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al inaugurar el Coloquio Los sistemas de información de las bibliotecas de la UAM en la era digital, en el Auditorio Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez de la Rectoría General, destacó que ante las tendencias tecnológicas y sociales que tienen el potencial de transformar el modelo educativo y operativo de las instituciones de educación superior “es un hecho que enfrentamos un cambio de paradigma”.

Por ello, el Coloquio propone el intercambio de ideas y la socialización de las mejores prácticas en torno a uno de los retos de la educación contemporánea: avanzar hacia una cultura digital en la gestión del conocimiento, dijo en presencia de los doctores Rodrigo Díaz Cruz y Andrés Francisco Estrada Alexanders, rector y secretario de la Unidad Iztapalapa, en ese orden, y la maestra Maricela Jiménez García, coordinadora de Servicios Documentales de dicha sede universitaria.

La conferencia inaugural estuvo a cargo del doctor Óscar Arriola Navarrete, académico de la Escuela Nacional de Biblioteconomía y Archivonomía del Instituto Politécnico Nacional, quien señaló que en México hay un retraso de entre 20 y 30 años en el uso de tecnología, lo cual ha impactado en esos espacios, provocando una brecha digital entre bibliotecarios y usuarios.

“Estamos rompiendo paradigmas y debemos estar ad hoc con las necesidades de los usuarios, ya que hay una brecha digital tremenda por cubrir en la que ahora son necesarias las competencias para el uso y la explotación de los recursos digitales”.

La biblioteca tiene que ser una organización inteligente y, por lo tanto, debe incorporar avances que en la actualidad forman parte de la vida cotidiana, como la tecnología Web que permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido y beacons –tecnología basada en geolocalización para enriquecer y personalizar las visitas a los espacios físicos–.

También las tecnologías de realidad aumentada que se basa en añadir información virtual a la física existente; la sensorial que permite saber cuánta gente visita la biblioteca, y la táctil que permite la entrada de datos y órdenes al dispositivo, convirtiéndose en una forma creativa de llevar la tecnología de los dispositivos móviles al espacio físico de la biblioteca.

El doctor Arriola Navarrete explicó que la inteligencia artificial puede tener aplicaciones concretas en estos recintos, ejemplo de ello es el uso del programa informático chatbot para mantener una conversación, que ya está mejorando la atención al usuario en algunas bibliotecas de Europa y el uso de CAPM (Acceso Integral al material impreso) que permite escanear en tiempo real el material escrito a través de una interfaz Web y facilitárselo al usuario.

En la conferencia Curaduría de contenidos, la maestra Salette Aguilar González, docente del Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se refirió a la importancia de que las bibliotecas universitarias se involucren en el trabajo de curaduría de contenidos en el contexto del desarrollo de nuevos servicios de información y como producto de las demandas de los usuarios inmersos en el entorno digital.

La curaduría de contenidos es el proceso de buscar, seleccionar, evaluar, adaptar y compartir contenidos de terceros que resultan de interés, con el objeto de satisfacer necesidades de información para un usuario.

Para la maestra Aguilar González, el trabajo del curador permitirá que las universidades participen en la difusión y elaboración de contenidos relevantes; facilitará que a través de Internet los usuarios establezcan relaciones significativas y un manejo óptimo del saber y la información en la red.

“Un curador de contenidos es un intermediario crítico del conocimiento, es alguien que busca, agrupa y comparte en forma continua lo más relevante en su ámbito de especialización”.

Las bibliotecas deben ser dinámicas, proactivas, mantenerse actualizadas y ser lugares donde el contacto con los usuarios sea fundamental y, por lo tanto, deben estar donde ellos están.

El Coloquio Los sistemas de información de las bibliotecas de la UAM en la era digital –organizado como parte de los festejos por el 45 aniversario de la Casa abierta al tiempo– es una iniciativa emanada de la Unidad Iztapalapa y compartida por las coordinaciones de servicios de información y bibliotecas de las cinco unidades de la UAM y terminará sus actividades este 11 de octubre.

El encuentro tiene el propósito de promover la discusión de una política institucional de desarrollo de esos espacios, ante los desafíos contemporáneos que implican los cambios tecnológicos, la gestión de la información, las redes de colaboración, la innovación en servicios, las adquisiciones, el libre acceso, las experiencias y las expectativas de los usuarios.

La Clausura estará a cargo del doctor Rodrigo Díaz Cruz, rector de la Unidad Iztapalapa, y se transmitirá por Facebook Live a través de la cuenta https://www.facebook.com/uam.mx/