La literatura fue útil en la construcción de la identidad nacional estadounidense

26 de Febrero de 2018

La literatura fue útil en la construcción de la identidad nacional estadounidense



* Familia e identidad nacional en la novelística juvenil temprana de Louisa May Alcott fue presentado en la FIL de Minería

* El libro traza la manera como se construyen los imaginarios nacionales

Louisa May Alcott fue una heroína y constructora de figuras literarias que se convirtió en la bandera del discurso estadounidense, al representar en su obra una metáfora acerca de la construcción de la nación mediante la historia de una familia plasmada en Mujercitas, señaló la doctora Graciela Martínez-Zalce Sánchez, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En la presentación del libro Familia e identidad nacional en la novelística juvenil temprana de Louisa May Alcott, de la maestra Alejandra Sánchez Valencia, académica del Departamento de Humanidades de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana, opinó que el texto en su escritura ayuda a la conformación de comunidades para dar paso a la idea de nación.

“Los libros dan forma a nuestras vidas individuales y éste nos traza la manera como se construyen los imaginarios nacionales. Si bien, a veces éstos se erigen sobre símbolos o monumentos, la literatura también lo puede hacer. En el siglo XIX la letra escrita fue importante para el establecimiento de discursos sobre lo nacional para Estados Unidos a cien años de su independencia”, enfatizó.

Martínez-Zalce destacó que la oleada de extranjeros que arribó al vecino país del norte lo convirtió en un crisol de razas al cual incluso se le denominó como la gran cazuela, “a partir de este punto histórico comenzó a tener una fuerte preocupación por preservar su herencia cultural y uno de los elementos rescatados de este proceso por Sánchez Valencia es la vida y obra de Alcott”.

La autora, quien forma parte del Seminario permanente Fronteras de tinta de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, desarrolla una travesía que permite conocer que la más afortunada metáfora de una nación para crear identidad es la familia, además de que es una puerta a la realidad estadounidense del siglo XIX por medio de May Alcott quien escribe una obra por encargo, entretejiendo así Mujercitas en 1868.

La novela es la primera parte de una saga compuesta por cuatro volúmenes que se configura como invitación a los lectores interesados en conocer una nación en un momento clave de su historia, ya que es un entramado de intertextualidades y de prácticas sociales que da cuenta de la construcción cultural de ese país desde una visión más humana.

A la actividad realizada en la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería también acudió el doctor Víctor Manuel Granados Garnica, jefe del Departamento de Difusión Cultural de la UNAM, quien identificó que el libro aborda una problemática compleja que es la formación de la identidad nacional desde una perspectiva multidisciplinar.

“Es innegable el papel que ha jugado por décadas la obra de Alcott en la educación de los niños y los jóvenes estadounidenses para forjarse una visión positiva de la vida y de la importancia de valores como la solidaridad, la responsabilidad e incluso de posturas como la rebeldía. En la novela lo anterior se refleja en actitudes y en retabulaciones familiares”, expuso.

Granados Garnica indicó que la lectura de la obra implica conocer las entrañas del monstruo mediante la inmersión de sus personajes llenos de claroscuros, algo inusitado en las narraciones dirigidas a menores hasta ese momento, que se ubica como un afán moralizante y didáctico.

“Actualmente, las historias influidas por medios como la televisión, el cine y el internet podrían cambiar la forma como los jóvenes realizan el acto de leer, sobre todo en la población infantil. Sin duda, la enorme oferta de material vuelve necesario acercar obras que les proporcionen una visión crítica y a la vez atractiva del tratamiento de los problemas actuales o universales”, mencionó.

La doctora María de Lourdes López Alcaraz, encargada del proyecto académico Fronteras de tinta: literatura y medios de comunicación en las Américas de la UNAM, agregó que éste es el resultado de la avidez amorosa que Sánchez Valencia volcó en torno a la investigación de la vida y obra de Alcott.

“Este estudio hace patente la necesidad de volver a mirar muchos de estos aparentemente inocuos, infantiles o inocentes libros. Vemos a académicos analizando el cómic o cuestiones ajenas, pero que revelan rasgos de nuestra identidad nacional, como grupo o persona”, concluyó.