La subversión como posibilidad de creación, propuesta de edición de la UAM

9 de Enero de 2020

La subversión como posibilidad de creación, propuesta de edición de la UAM


2 de enero de 2020

• Especialistas participaron en la mesa Los rostros de la migración y el desplazamiento

Un recorrido por lenguajes diversos con los que se construyen identidades para descubrir la subversión como posibilidad de creación, propone la doctora Julieta Piastro Behar en su libro presentado en la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La historiadora recordó que uno de los motivos que la llevaron a escribir sobre este tema fue constatar en su clase que los estudiantes de licenciatura no sabían el significado de la palabra subversión.

“¿Qué hemos hecho mal? ¿Mi generación no ha sido capaz de transmitir, explicar, decir, qué clase de responsabilidad tenemos en esto?”, se preguntó, pero el caso es que entonces tuvo claro que debía escribir qué era para ella la subversión, los lenguajes sediciosos con los que se ha identificado a lo largo de su vida. Esto explica el valor que puede tener Los lenguajes de la identidad. La subversión como creación, que está “tejido a través de mi experiencia personal”.

A un lado dejó los escritos cientificistas y académicos para trabajar de lleno en las teorías, las ideas y experiencias de Freire, Marx, Wittgenstein, Freud, Austin, Ricoeur, Lacan, Foucault o Butler acompañan su voz para construir una mirada crítica y reflexiva sobre esos lenguajes subversivos que modelaron su visión del mundo y de la vida.

La investigadora de la Universidad de Barcelona insta a recuperarlos para desenmascarar las estrategias de control y manipulación que constituyen los relatos del poder, que desdibujan las capacidades creativas y de acción.

Durante la mesa de discusión Los rostros de la migración y el desplazamiento, organizada por el Departamento de Educación y Comunicación de la citada universitaria, Piastro Behar –de padres españoles que llegaron a México cuando ella era una niña– dijo que en este libro vincula la migración con la teoría premoderna, moderna y postmoderna de la identidad y las dificultades para concebir el cambio.

La escritora calificó de apasionante e interesante trabajar los términos identitarios con migrantes, porque es paradigmático, por ejemplo, que después de vivir 30 años en un lugar “te preguntes de dónde te sientes. En el libro menciono que no me siento catalana después de 30 años de vivir ahí pues llegué a Barcelona cuando ya estaba muy hecha mi mexicanidad”.

En los inmigrantes de América Latina en Cataluña está muy presente el discurso de “si introyecto muchas de las cosas de aquí voy a perder las de allá, y es grande la preocupación de que los hijos pierdan el vínculo con su lugar de origen, que pierdan su lengua materna”.

La doctora Reyna Sánchez Estévez, investigadora de la citada Unidad, señaló que después de leer el libro reflexionó sobre la manera “como encaramos muchos de los conflictos sobre los que se investigan y, en este caso, nos acerca a miradas diversas acerca de la construcción de la identidad”, sobre todo en los procesos de desplazamiento de los seres humanos.

La académica presentó un contraste entre dos construcciones discursivas que pertenecen a mujeres militantes de la Asamblea de Barrios, que permite comprender aspectos de la significación de los desplazamientos forzados y de la lucha que se lleva a cabo para resistirlos, con la idea de reflexionar sobre la subversión en los discursos.

Respecto de la situación de las mujeres dirigentes después del sismo de 1985, en la que lejos de notarse tristeza se encuentra un lazo solidario a través de las experiencias diarias para encontrar dónde vivir para retomar de nueva cuenta algo que “Julieta menciona y nos invita a entrar al mundo que nos tocó vivir para darle sentido a nuestra vida”.

La maestra Laura Díaz Leal abordó el lugar de la mujer migrante que pasa desapercibida y cómo superaron muchos obstáculos mediante una lucha intensa, cotidiana y difícil, pero con una fortaleza, pertenencia y lenguaje subversivo importante.

Al analizar la información de unas 30 entrevistas aplicadas a mujeres migrantes en Carolina del Norte, Estados Unidos, obtuvo que mantienen una posición positiva de la vida, que luchan en Estados Unidos aun sin conocer el lenguaje, lo cual ha mostrado una fortaleza y resiliencia significativas.

La maestra Nery Cuevas Ocampo, académica del Departamento de Educación y Comunicación, se basó en dos historias de familias que deben emigrar a Francia. Una mexicana que se va a radicar a París y otra uruguaya que tiene que salir huyendo de su país tras un golpe de Estado.

La situación para ambas familias es diferente porque la primera se adapta a las nuevas condiciones sociopolíticas, económicas y emocionales de esa nación, mientras que la segunda sigue conservando sus raíces, refirió la también moderadora del evento.

Al inaugurar la mesa de discusión en el Auditorio Jaime Kravzov Jinich, la maestra Eugenia Vilar Peyri, coordinadora del Departamento de Educación y Comunicación en la Unidad Xochimilco, comentó que los psicólogos tienen que saber de migración al tratarse de una temática candente e impresionante, “que nunca acabas de solucionar del todo”.

“El paso de estas grandes columnas de centroamericanos hacia Estados Unidos, el problema en el que se ha visto México y esta aparente respuesta nueva; desde los horrores hasta la solidaridad, en el encuentro de varias culturas pasa de todo: los horrores y los encuentros con los otros que para los psicólogos es fundamental”.