Los ciudadanos deben conocer y ejercer el derecho de acceso a la información

8 de Noviembre de 2017

Los ciudadanos deben conocer y ejercer el derecho de acceso a la información


* Garantiza la transparencia y la buena gestión del gobierno, argumentó especialista

El derecho a la información es una “herramienta crítica” de los ciudadanos para evaluar el funcionamiento y la gestión del Estado, así como para controlar la corrupción, señaló el doctor José Agustín Pineda Ventura, miembro fundador de la Asociación Mexicana del Derecho a la Información (AMEDI).

Al impartir la conferencia Hacia un parlamento abierto en el marco del derecho de acceso a la información, el también investigador de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sostuvo que la sociedad debe estar consciente de la importancia de conocer y ejercer esta prerrogativa.

Durante el II Coloquio de temas selectos de derecho, realizado en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana UAM), precisó que se trata de un factor fundamental para la transparencia y la buena gestión pública “en cualquier nivel y orden”, así como para promover la participación democrática, la rendición de cuentas y el control de la corrupción.

También es necesario promover la Declaración de la Transparencia Parlamentaria de 2012, que es un llamado –por parte de organizaciones vinculadas al monitoreo– a las instancias legislativas nacionales para establecer un compromiso con la legalidad y la acción colectiva.

México “se involucró” a partir de ese año con dicha declaración, cuyos propósitos son promover la cultura de la transparencia, generar información parlamentaria clara y facilitar el acceso electrónico a los datos en las cámaras de Diputados y Senadores.

“México participa en todo, pero es candil de la calle y oscuridad de su casa” e incluso fue uno de los ocho países que desde 2011 emitió una iniciativa para promover la transparencia, la participación ciudadana y el combate a la corrupción, junto con Brasil, Estados Unidos y Canadá, entre otros, a los que se han sumado más de 60 naciones.

Pese a ser impulsor de esta propuesta y tener un marco jurídico y un instituto nacional en la materia, “en la práctica vemos que siempre los mexicanos estamos pensando en cómo darle la vuelta a la ley y no cumplir”.

El maestro Pineda Ventura destacó la necesidad de formar abogados dedicados a trabajar en dichos asuntos en ambas cámaras, “porque hay desconocimiento y en muchas ocasiones las leyes que se promueven carecen de técnica legislativa”.