Luchar por un país más justo, misión de los universitarios: Graue

22 de Noviembre de 2017

Luchar por un país más justo, misión de los universitarios: Graue



• Con sus estudiantes y egresados, la UNAM ha contribuido a cambiar el rostro de la nación, aseveró el rector

• Al entregar el Premio al Servicio Social “Doctor Gustavo Baz Prada 2017” a 186 alumnos, dijo que se celebra la responsabilidad social que tenemos como universitarios

• Actualmente, 20 mil 981 alumnos de la Universidad Nacional, distribuidos a lo largo y ancho del país, retribuyen al país la formación recibida, dijo Germán Álvarez Díaz de León, titular de la DGOAE

La misión de los universitarios es luchar por un país más justo, sin barreras sociales o económicas, en donde podamos desarrollarnos en igualdad de condiciones y vivir en paz, afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Al entregar el Premio al Servicio Social “Doctor Gustavo Baz Prada 2017” a 186 alumnos que participaron en programas con alto impacto social en comunidades marginadas del país, expresó que la mejor recompensa que tienen es poder servir y ayudar, entender las necesidades del país, entrar en contacto con la realidad y entender la misión de los universitarios.

La UNAM, agregó, es el proyecto educativo, cultural y científico de mayor importancia en la historia del México moderno, “y en los últimos 100 años, con ustedes como estudiantes, y posteriormente como egresados, hemos colaborado a cambiar el rostro de nuestra nación”.

En el auditorio Raoul Fournier de la Facultad de Medicina (FM), Graue Wiechers expuso que el conocimiento es un bien público porque con el saber los jóvenes acceden a mejores oportunidades, se superan, brindan un servicio al país y, con ello, la sociedad avanza. Por ello, agregó, debemos empeñarnos en que el conocimiento y la educación estén al alcance de todos.

Las universidades, prosiguió, también tienen una responsabilidad social con su entorno. “Entonces, el conocimiento como bien público y la responsabilidad social son en nuestro quehacer universitario, como nuestro ADN”.

Ante los galardonados de más de 20 escuelas y facultades, recordó que hace 81 años se estableció el servicio social a iniciativa de Gustavo Baz Prada, como un pacto con quienes necesitan del conocimiento que los universitarios.

“Fue un pacto y una retribución al país por haberles ofrecido la oportunidad de educarse. Lo que celebramos en esta ceremonia es el bien público del conocimiento y la responsabilidad social que tenemos como universitarios”.

En su oportunidad, el titular de la Dirección General de Orientación y Atención Educativa (DGOAE), Germán Álvarez Díaz de León, explicó que actualmente la UNAM cuenta con cinco mil 450 programas, a partir de los cuales 20 mil 981 alumnos distribuidos a lo largo y ancho del país retribuyen a la nación la formación que han recibido, con 83 mil 924 horas diarias de servicio social.

A nombre de los galardonados, María Fernanda Carrillo León, alumna de la carrera de Fisioterapia de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) León, contó su experiencia en las brigadas comunitarias multidisciplinarias que, en dos remolques, recorrieron los municipios de Abasolo, San Francisco del Rincón, Purísima y San Felipe Torres, en Guanajuato.

Allí, recordó, atendió a un niño de seis meses con atraso en su desarrollo psicomotor, pero que mostró avances con las terapias, por lo que sus padres decidieron seguir a la brigada a otros municipios para que su hijo continuara con ese beneficio.

Rodrigo Trejo Jiménez, alumno de la licenciatura de Manejo Sustentable en Zonas Costeras, Unidad Académica Sisal en Yucatán, de la Facultad de Ciencias (FC), relató su experiencia con comunidades pesqueras, en donde participó en la creación del proyecto PLAYA (Proyectos Locales de Acción y Ayuda), que incluyó programas de cuidado al medio ambiente, actividades culturales, de sensibilización a los jóvenes en temas como el embarazo temprano, además de diversos talleres.

El servicio social, acotó, no debe partir de una visión asistencialista, sino de fomento a los procesos creativos. “Es nuestro deber como universitarios y seres humanos trabajar a favor de comunidades más justas, prósperas y equitativas para todos”, agregó.

En la ceremonia también se reconoció a 100 asesores y supervisores que acompañaron el desarrollo del programa de servicio social de los alumnos ganadores.