Miguel Álvarez Gándara disertará en el auditorio del MAX

21 de Febrero de 2018

Miguel Álvarez Gándara disertará en el auditorio del MAX



• El presidente de Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) dictará, el jueves 22 de febrero a las 17:00 horas, la conferencia “Caminos civiles hacia la paz”

• Miguel Álvarez ha dedicado los años recientes de su vida a la defensa de los derechos elementales del ser humano

Jorge Vázquez Pacheco

Miguel Álvarez Gándara, presidente de Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz), ofrecerá la conferencia “Caminos civiles hacia la paz” este jueves 22 de febrero a las 17:00 horas en el Auditorio “Alfonso Medellín Zenil” del Museo de Antropología de Xalapa (MAX).

Al respecto, Esther Hernández Palacios, coordinadora de la Unidad de Género de la Universidad Veracruzana (UV) y encargada del Programa “Tendiendo puentes para la paz” promovido por esta casa de estudios, indicó: “Serapaz es el organismo mayormente reconocido en México por su honestidad y compromiso con la defensa de los derechos humanos. El tema es una invitación a reflexionar en torno de lo que debemos hacer los ciudadanos –incluso estudiantes, académicos y personal de la Universidad– para incidir en el logro de lo que todos ansiamos, que es vivir en paz”.

La también investigadora en el Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias de la UV, añadió que aunque existen propuestas procedentes del gobierno, hay severas dudas en torno de las mismas. Una de ellas es la muy cuestionada Ley de Seguridad Interior que intenta ser un camino hacia la paz pero a través del ejército, lo cual es muy contradictorio. “Podemos preguntar en torno a ello al ponente, así como de cualquier duda que tengamos acerca de un tema que a todos nos incumbe”, mencionó.

En el mismo contexto, Esther Hernández habló acerca de la actitud combativa de quien fuera distinguido con el Premio Nacional de Derechos Humanos 2017, presea entregada por el propio Presidente de la República y en un acto en que Álvarez Gándara respondió de forma por demás inesperada, pidiendo al Senado no aprobar la citada Ley y privilegiar el enfoque de paz sobre el de la guerra. “Le asistió todo el derecho de hacerlo”, opinó la investigadora.

“Ha dedicado los años recientes de su vida a la defensa de los derechos elementales del ser humano, y eso le concede un enorme peso moral a su opinión, misma que enuncia desde el lugar que se ha ganado con todo merecimiento. No es una personalidad necesitada de reflectores; lo que ha logrado es por el sólo compromiso ético y vital con el país. Eso le otorga toda la autoridad para decir ante el Presidente lo que dijo…”

Con relación al Programa “Tendiendo puentes para la paz”, la Coordinadora de la Unidad de Género expresó: “Esta conferencia habrá de ser la primera actividad mensual que responda a la necesidad de cobrar conciencia en torno de la gravedad de la violencia que nos aqueja y no quedarnos de brazos cruzados. Es necesario que trabajemos en acciones, reflexiones e investigación. No evadir nuestra realidad sino comprometernos de alguna manera para incidir en el cambio. Siempre he sido una crítica del stato quo a partir del asesinato de mi hija, lo que me ha comprometido aún más para tratar de terminar con esta crisis lo más pronto posible”.

Miguel Álvarez Gándara, presidente y cofundador de Serapaz, desde la adolescencia se involucró en la problemática social desde muy joven; a los 14 años de edad fue alfabetizador en las ladrilleras del suroeste de la Ciudad de México y tuvo participación activa en el movimiento estudiantil de 1968.

Con maestrías en Sociología, Ciencias Políticas y Educación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en las décadas de 1970 y 1980 trabajó con comunidades indígenas, en los noventa fue Secretario Ejecutivo del Grupo de Obispos Amigos que coordinaba José Alberto Llaguno, obispo en la Sierra Tarahumara; participó en los diálogos entre el gobierno federal y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), así como en las pláticas entre el gobierno y familiares de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.