Ofrece la constitución capitalina una visión de largo plazo en la planeación

1 de Marzo de 2018

Ofrece la constitución capitalina una visión de largo plazo en la planeación



* Esto descartará dar una orientación personal e inmediatista al futuro de la ciudad

Uno de los logros más significativos de la Constitución de la Ciudad de México fue que fortalece una visión de largo plazo en la planeación, una característica que no tiene ni la Carta Magna federal y que resulta fundamental porque descartaría el riesgo de que durante una administración cambien las decisiones y la orientación sobre el futuro de la urbe, sostuvo el maestro Roberto Eibenschutz Hartman, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al participar en la conferencia inaugural del foro La Constitución de la Ciudad de México; realidades y retos, organizada por esta casa de estudios, el Profesor Distinguido de la UAM afirmó que lo anterior permitirá la posibilidad de circunscribir las gestiones en el largo plazo, dejando fuera “esa pretensión de dar orientación personal e inmediatista al futuro de la metrópolis”.

El también ex secretario de desarrollo urbano y vivienda apuntó que otro de los elementos importantes desde el punto de vista urbano fue la creación del Instituto de Planeación y Prospectiva, entre cuyas atribuciones estará la responsabilidad de formular los planes y sobre el cual “se tuvo el buen cuidado de no hacerlo una autoridad”, sino más bien una instancia de análisis, estudio y propuesta, con la responsabilidad de formular, pero no de autorizar los planes de desarrollo, pues para ello están las instancias del Congreso.

La participación ciudadana es otro de los temas que cruza a la norma jurídica que regirá a la capital del país en muchos de sus artículos y capítulos que garantizan la imposibilidad de que las decisiones importantes sean tomadas sin la colaboración de la sociedad, la cual se asume como uno de los ingredientes fundamentales en el proceso de toma de decisiones y también para la puesta en marcha de cualquier decisión en la urbe.

El investigador de la UAM advirtió que es difícil que la Constitución legisle sobre el ámbito metropolitano, porque sólo puede hacerlo para la Ciudad de México, por lo que sobre ese aspecto se limita a señalar que asumirá su responsabilidad al respecto.

El problema es que “el fenómeno metropolitano no está legislado todavía” y aunque está mandatado por el artículo 122 de la Constitución federal, la norma no está aún desarrollada. Un punto importante al respecto es que este artículo sólo se orienta a la zona metropolitana de la Ciudad de México, cuando en el país hay 11 zonas de más de un millón de habitantes, por lo que sería conveniente retomar esta propuesta que surgió de la Cámara de Diputados y por causas incomprensibles se olvidó en el Senado.

El senador independiente Alejandro Encinas, presidente de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, señaló que aún quedan asuntos legislativos por resolver en el ámbito federal y uno de ellos es que de acuerdo con la reforma del 122 constitucional que permite la autonomía de la capital y su Constitución, se tiene que publicar la Ley de Desarrollo Metropolitano de la urbe, que es un instrumento fundamental para poder implementar de manera adecuada la nueva carta magna.

“No me refiero a toda la legislación secundaria que hay que hacer y reformar –que se dice serán más de 200 regulaciones secundarias– sino a que es imprescindible –para poder tener todo el ámbito normativo de la planeación prospectiva o del ordenamiento territorial– tener configurada la dimensión metropolitana”.

Carecerán de sentido las leyes que se hagan a partir de la Constitución de la Ciudad de México si no hay corresponsabilidad entre el gobierno del Estado de México y el de la capital del país, en el diseño de un lineamiento de planeación y reordenamiento territorial que se requiere y de las acciones que se establezcan para alcanzar tal objetivo, advirtió.

Al dar la bienvenida a los asistentes e inaugurar el foro, el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Casa abierta al tiempo, destacó la participación de las cinco unidades académicas de la UAM en la organización del foro para analizar conjuntamente sobre cómo instrumentar la Constitución de la Ciudad de México mediante el abordaje de 10 temas relevantes en el contexto metropolitano.