Químico clínico, fundamental en diagnóstico de enfermedades

26 de Noviembre de 2019

Químico clínico, fundamental en diagnóstico de enfermedades


• En la Facultad de Bioanálisis de la UV celebraron el jueves 21 de noviembre el Día del Químico

• La jornada incluyó actividades académicas y estudiantiles realizadas en el Auditorio de la Unidad de Ciencias de la Salud

Claudia Peralta Vázquez

22/11/19, Xalapa, Ver.

La Facultad de Bioanálisis de la Universidad Veracruzana (UV) celebró el jueves 21 de noviembre el Día del Químico, con una jornada de actividades estudiantiles y académicas que versaron sobre la importancia de la labor que ejerce el profesional de esta disciplina en el campo de la salud y en la detección oportuna de enfermedades.

“Ámbitos Laborales del Químico Clínico”, fue el tema de este foro realizado en las instalaciones del Aula Magna de la Unidad de Ciencias de la Salud, donde especialistas de instituciones públicas y privadas de las áreas de química forense, análisis de alimentos, análisis clínico veterinario, análisis clínicos, docencia e investigación, impartieron pláticas y ponencias a los asistentes.

Al inaugurar este foro, Sandra Luz González Herrera, directora de la Facultad de Bioanálisis, dio a conocer que en 1948, María de los Ángeles Zaldo Arredondo, quien fue licenciada en Química Farmacéutica Biológica (QFB) egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), propuso en la ciudad de La Habana, Cuba, dentro del Congreso Panamericano de Química, que se instituyera una fecha para conmemorar al profesional de esa área, definiéndose así el 1 de diciembre.

Aunque esta celebración es anticipada, dijo, es importante reconocer a la química como una ciencia central en la que se apoyan numerosos campos de conocimiento para desarrollar sus contenidos.

En presencia de académicos y alumnos, señaló que con base en las interacciones químicas que tienen lugar en el organismo, se han establecido los principios de diagnóstico de muestras, aplicación de métodos de laboratorio e interpretación de los resultados para contribuir al diagnóstico de enfermedades, mantenimiento y preservación de la salud.

Por lo anterior, el químico clínico es un profesional formado con diversos saberes teóricos, heurísticos y axiológicos para desarrollar sus competencias de manera responsable y con calidad en los diversos espacios laborales.

Asimismo, ante los avances científicos y tecnológicos, también han sido modificadas las áreas laborales donde pueden desempeñarse.

En representación del Área Académica de Ciencias de la Salud, Francisco Amador López Villegas reconoció el compromiso de las autoridades universitarias por llevar a cabo estas jornadas en beneficio de la comunidad estudiantil.

Éste es un programa educativo (PE) que goza de gran prestigio pues es resultado del estudio entre varias disciplinas con un objetivo particular: la prevención de la salud.

Sin duda alguna, las formas de interacción de las personas, sus usos, costumbres y los padecimientos que las pueden llegar a afectar, se irán modificando a través del tiempo, dijo.

Por tanto, un enfoque educativo, amplio y transdisciplinario es adecuado para responder a los desafíos presentes en el ámbito de la salud.

En el marco de este evento, el director de la Clínica Universitaria de Salud Reproductiva y Sexual (CUSRS), Alejandro Escobar Mesa, ofreció la ponencia “Epidemiología, retos y riesgos del químico clínico” y se refirió a la situación actual de salud y al papel que en este sentido juega el químico clínico.

Mencionó algunos de los cambios ocurridos en materia de salud en los últimos años, retos, riesgos y acciones que como universitarios deben desarrollarse para promocionar buenas prácticas.

En este mismo contexto, mencionó que ante la aparición y reemergencia de ciertas enfermedades, debe trabajarse de manera más anticipada; es decir, no esperar a que los pacientes lleguen a las clínicas, hospitales y centros de salud, sino que previamente se puedan identificar riesgos e impactos futuros en la salud de las personas. Un ejemplo como tal es el comportamiento del dengue y la reaparición del sarampión.

“Los cambios en salud no son tan marcados ni progresivos, ejemplo de ello son las enfermedades que se pensaba estaban controladas y que han ido emergiendo.”

Con relación al sobrepeso y obesidad, destacó que el reto actual del país es abatir y controlar esta problemática, así como las enfermedades que derivan de ello, particularmente la diabetes.

Para ello, es necesario considerar y priorizar hábitos y estilos de vida más saludables, no sólo para evitar por completo la enfermedad, sino para retrasar su inicio.

Escobar Mesa expuso que de seguir esa tendencia, seremos un país con una carga de enfermedades crónicas no transmisibles con un costo de atención muy alto.

Es ahí donde el papel del químico clínico es imprescindible, pues no sólo debe participar en el diagnóstico clínico de la enfermedad, sino también de manera anticipada con estudios de laboratorio.

En el acto estuvieron Isela Santiago Roque, secretaria Académica de la Facultad, así como los miembros del comité organizador, entre ellos: María Andrea Galicia García, María Teresa Croda Todd y Ricardo Vázquez Ballona.