Recibe editor de Casa del Tiempo de la UAM premio nacional de novela y Poesía Ignacio Manuel Altamirano

16 de Febrero de 2018

Recibe editor de Casa del Tiempo de la UAM premio nacional de novela y Poesía Ignacio Manuel Altamirano



* Por Amphitheâtrum, novela de género negro que discurre por un asesinato ocurrido en Viena

Alejandro Arteaga, editor de la revista Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), ganó el XIII Premio Nacional de Novela y Poesía Ignacio Manuel Altamirano, reconocimiento otorgado por el gobierno del estado de Guerrero y la Secretaría de Cultura.

Con una vocación por la escritura y las letras que inició en sus años de preparatoria, Arteaga se hizo acreedor a esta distinción –entregada ayer por la noche en Tixtla, Guerrero, dentro de la Semana Altamiranista– por Amphitheâtrum, novela de género negro que discurre por un asesinato ocurrido en Viena.

El jurado calificador del certamen, que reunió 116 trabajos de poesía y 46 de novela, consideró que la obra es “una novela negra de ritmo ágil, solvente y bien estructurada, situada fuera de nuestras fronteras y alejada de ciertos temas comunes al género en nuestro país”.

La obra relata la trompicada investigación del crimen de Valerie Lefebvre, una crítica e historiadora de arte que al seguir los pasos de un grupo artístico clandestino por diversas ciudades europeas es insertada en su serie lúgubre. Así, su ex pareja Antoine Bouchard se da a la tarea de investigar las circunstancias de un crimen impulsado por la nostalgia y cierto afán literario.

En entrevista, el escritor galardonado detalló que este proceso creativo fue largo, ya que comenzó a redactar la novela en 2005, pero tuvo muchas versiones y no fue hasta hace cuatro años cuando logró tener el manuscrito final.

“Creo que el prosista joven tendría que aprender a tener paciencia, creer en lo que hace y sobre todo saber que lo que escribe es perfectible, siempre puede ser corregido, una y otra vez hasta que alcance lo que busca expresar o se articule de la mejor manera”.

Aunque siempre creyó que su vocación era la de artista plástico, el autor abandonó este camino luego de inscribirse a un taller de cuento y conocer el trabajo de creadores que lo marcaron fuertemente, lo que lo llevaría a inclinarse por las letras.

“Leí una novela de un escritor chileno llamado José Donoso, que se llama El obsceno pájaro de la noche, y sentí que si un escritor podía crear un mundo tan verosímil y al mismo tiempo tan fantástico, eso era lo que yo quería realizar”.

Otras fuentes de inspiración han sido Joseph Conrad, Robert Louis Stevenson, entre otros autores que parecen muy imaginativos pero relatan hechos reales que por la forma de ser contados resultan fantásticos.

“No me gustan las historias inmediatistas, prefiero esas aventuras que parecen tan lejanas a nuestra cotidianidad porque me parece que son más atractivas, y evocadoras, incluso creo que dan más respuestas”.

El premio resulta muy importante, ya que este tipo de literatura no es apoyada por las editoriales por lo que de esta manera el libro podrá ver la luz y llegar a los lectores.

A la espera de ser publicado, invitó al público a leer Amphitheâtrum, ya que es “un libro que se ha concebido con el puro interés de disfrutar una historia, de contarla de un punto a otro y que entre esa distancia haya disfrute y quizá sufrimiento, alegría o sorpresa, que es lo que yo he encontrado en los textos que a mí me gustan y que yo esperaría que encontraran en el mío”.

Arteaga estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Fue becario de la Fundación para las Letras Mexicanas en el área de narrativa (2006-2008). Obtuvo el Premio Latinoamericano de Primera Novela Sergio Galindo 2016 por Sick & McFarland. Una novela pretenciosa, escrita en colaboración con Alfonso Nava.