Se reúnen responsables de enseñanza de la escritura de 34 instituciones en el ITESO

31 de Octubre de 2019

Se reúnen responsables de enseñanza de la escritura de 34 instituciones en el ITESO


25 de octubre de 2019.

• La universidad fue sede del IV Congreso Internacional de la Red Latinoamericana de Centros y Programas de Escritura, en el que se abordaron cuestiones como la importancia de la conversación para reconstruir la sociedad frente a los discursos de odio.

El ITESO fue sede del IV Congreso Internacional de la Red Latinoamericana de Centros y Programas de Escritura, cuyo programa de ponencias, talleres, mesas redondas y conferencias magistrales se enfocó en temas relacionados con el impulso de la lectura, la escritura y la oralidad académica y científica, tanto en lenguas maternas originarias como extranjeras.

Luis Arriaga Valenzuela, SJ, rector del ITESO, dio la bienvenida el pasado 23 de octubre a los más de 160 estudiantes, académicos e investigadores provenientes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, Puerto Rico y México que asistieron a la actividad, representando a 34 instituciones académicas de dichos países.

“El lenguaje empodera. El lenguaje constituye el medio en el que estamos inmersos. En y por el lenguaje nos constituimos como sujetos. Ya sea oral o escrito, el lenguaje es el lazo más poderoso del tejido social”, dijo.

Arriaga recordó que la Compañía de Jesús siempre ha tenido un especial interés, compromiso y aprecio por el lenguaje, por lo que el ITESO, como universidad confiada a los jesuitas, tiene la encomienda de promover la lectura y la escritura.

Estela Inés Moyano, presidenta de la Red Latinoamericana de Centros y Programas de Escritura (RLCPE), insistió en la importancia de que los profesionales de este ramo se unan “para mostrar la necesidad y los logros que se alcanzan cuando hacemos este trabajo con el estudiante”, y a partir de ello fortalezcan a los centros y programas de escritura para potenciar su alcance a través del intercambio de experiencias.

Paula Zulaica Gómez, directora del Departamento de Lenguas del ITESO, compartió que esta cuarta edición del congreso giró alrededor de la interculturalidad, la inclusión y el multilingüismo, valores que consideró representativos del carisma ignaciano del ITESO.

“Para la RLCPE, el Departamento de Lenguas del ITESO y todos los presentes, la apuesta es dar el acompañamiento necesario para que cada individuo pueda seguir desarrollando herramientas de manera continua”, mencionó.

En el marco de la actividad también se llevó a cabo el III Encuentro Internacional de la Red de Tutores de la RLCPE y una asamblea abierta de la Red Mexicana de Centros de Escritura.

La conversación, un gran poder

Tener la habilidad de volar, una fuerza sobrehumana o la teletransportación podría ser la respuesta que muchos darían si alguien les preguntara qué súper poder les gustaría tener. Pero para Ben Rafoth, profesor del Centro de Escritura en la Universidad de Indiana de Pensilvania (IUP, por sus siglas en inglés), ninguna de estas habilidades se compararía al súper poder que ya tienen quienes se dedican a la enseñanza.

Para el académico la conversación es el súper poder de los tutores y maestros. A partir del diálogo y del acercamiento uno a uno un tutor puede construir una mejor sociedad, más justa, influyente y tolerante.

Rafoth fue el encargado de abrir las actividades del congreso, con la ponencia magistral titulada “Un instrumento de justicia social para centros y programas de escritura: el diálogo para promover la diversidad lingüística y la inclusión”.

Durante su plática, Rafoth denunció que el discurso de racismo, odio y xenofobia han escalado hasta los niveles más altos del gobierno estadounidense y aseguró que desde la conversación que entabla el tutor con el estudiante se puede generar un cambio.

“Para muchos estadounidenses como yo, que queremos ver un cambio, la cuestión de ‘qué puedo hacer’ nunca ha sido tan urgente como ahora. Protestar, postularse a un puesto público, votar. La conversación no reemplaza otras formas de activismo, pero es importante saber que el trabajo que hacemos como tutores y maestros sí hace una diferencia”, afirmó.

“La conversación juega un papel vital en la lucha por promover la justicia, cambia corazones y mentes, derriba prejuicios. Ya decía Sócrates hace más de 2 mil 300 años que el diálogo entre personas es la herramienta de enseñanza más efectiva de todos los tiempos”, mencionó Rafoth.

Apuntó que las universidades ya hacen un trabajo importante al dar cabida a estudiantes de diversos estratos económicos, sociales y raíces, y reconoció a los centros de escritura de estas instituciones como pequeñas fábricas de pensamiento crítico, que mucho pueden hacer en la tarea de crear mejores individuos al acercar a los estudiantes con sus semejantes.