Sistemas de videovigilancia no deben de ser esfuerzos aislados, sino funcionar integrados y con soporte legal

20 de Febrero de 2018

Sistemas de videovigilancia no deben de ser esfuerzos aislados, sino funcionar integrados y con soporte legal


La ley debe darle el valor probatorio a los vídeos y no desestimarlos, señalaron especialistas

Las cámaras de vigilancia no tienen la misma eficiencia si funcionan como esfuerzos aislados. Deben de estar integradas a un sistema que involucre a todas las autoridades, y contar con una legislación adecuada que pondere su valor.

Esto lo señalaron expertos en seguridad y uso de tecnologías invitados al panel “Videovigilancia, estrategia para prevenir el delito”, organizado las licenciaturas en Seguridad Ciudadana, Tecnologías e Información y Gestión Cultural del Sistema de Universidad Virtual, en conjunto con las carreras de Derecho de los centros universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) y de Tonalá (CUTonalá).

Explicaron que para que la videovigilancia sea una estrategia eficaz para prevenir o disuadir el delito, debe de ir acompañada de un trabajo de inteligencia por parte de las autoridades que hacen uso de esta tecnología.

Estas videocámaras tendrían que funcionar integradas, es decir, que todas las autoridades puedan compartir la misma red y toda la tecnología sea homologada, pues no tiene sentido que cada ayuntamiento o corporación estatal cuente con una red de manera aislada.

Alfredo González García, coordinador de Soporte Técnico y Académico de la licenciatura en Tecnologías e Información de UDGVirtual, aseguró que la videocámara sí funciona como factor que ahuyenta a los delincuentes; sin embargo, la ley minimiza los adelantos tecnológicos al no otorgarles el valor probatorio en juicios penales.

“Ustedes, en casa, pueden tener un sistema de videovigilancia y hacer uso de la tecnología como un modo de disuasión y que les otorgue información. Pero dirán que no es una evidencia contundente, que no está tipificada en la ley, o existe algo en la norma que minimice este esfuerzo”, abundó González García.

A través de una videoconferencia, Idris Rodríguez Zapata, Coordinador General del Centro de Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la Ciudad de México, explicó que en esa urbe se logró abatir en 54 por ciento la incidencia delictiva gracias a la colocación de unas 8 mil cámaras y con concurrencia de personas. La instalación de cámaras se complementa con cinco centros de comando regionales.

El tiempo de respuesta ante una emergencia se redujo y se lograron detenciones de delincuentes, además de que en la norma capitalina los videos sí figuran dentro de la cadena de custodia de las pruebas, para no que sean editados por terceros.

“Esta ley sólo existe en nuestra entidad y da garantías tanto a las víctimas como a los imputados, porque aclara muchos asuntos”, informó Rodríguez Zapata.

También de forma virtual, Luis Antonio Franco García, Secretario Técnico de Movilidad Sustentable del Municipio de Escobedo, en Monterrey, relató por medio de una videoconferencia, que gracias a las videocámaras se detectan faltas de tránsito, como pasarse altos en los semáforos; quien incurre en la falta es citado a una audiencia gracias a esta herramienta tecnológica.

“No es anticonstitucional, pues otorgamos al infractor el derecho de audiencia”, concluyó.