Sugiere investigador atender recomendaciones para no caer en fraudes electrónicos

13 de Diciembre de 2017

Sugiere investigador atender recomendaciones para no caer en fraudes electrónicos


Martes 12 de diciembre de 2017.

Ante el incremento del uso de las tarjetas de crédito y débito por las fechas navideñas, sugiere investigador universitario estar atentos a las recomendaciones para no ser parte de un fraude o clonación de datos personales con los cuales se pueden hacer mal uso o hasta perder el monto financiero de las cuentas bancarias.

Y es que actualmente, según Banxico, existen en el mercado 32 millones de tarjetas de crédito, aunque solo 22 millones 202 mil se encuentran en uso, es decir, más de 22 millones de usuarios realizan transacciones por esta vía, la cual es usada por hackers expertos en descifrar algoritmos y hacer uso indebido de las mismas.

Por ello, Arturo Yee Rendón de la Facultad de Informática Culiacán de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) indicó que existen dos tipos de fraudes, los presenciales, estos son los que de manera física se clona la tarjeta del usuario en un establecimiento comercial, y el segundo los no presenciales que es cuando se hacen compras en línea y que la mayoría de la gente sufre más, es decir, el fraude cibernético.

Según un reporte del Buró de Entidades Financieras en el 2016, fueron los fraudes cibernéticos los que tuvieron el mayor número de quejas al aumentar en 123 por ciento con respecto al 2015, al registrar un millón 766 mil reclamos contra 790 mil 936 que hubo en 2015.

En este sentido, Yee Rendón aseguró que aún y que los candados de seguridad de las tarjetas estén encriptados, existe gente con conocimiento de los algoritmos de criptografía, “por ello cuando la información viaja por internet es cuando es más vulnerable y una persona puede poner ciertos programas a estar leyendo la información y desencriptarla”.

En consecuencia, el investigador universitario sugirió ciertos consejos con el propósito de no ser víctima de un fraude cibernético o presencial como no proporcionar información confidencial a terceros por la vía telefónica, por la vía electrónica, verificar protocolos seguros en las páginas por internet antes de hacer compras por esta vía, por ejemplo el https e identificar que el establecimiento sea real, es decir, hacer investigación del sitio antes de realizar alguna compra.