Ventana abierta al tiempo y a la historia de la UAM

21 de Enero de 2020

Ventana abierta al tiempo y a la historia de la UAM


18 de enero de 2020

• La muestra fotográfica recorre el pasado y el presente de la Unidad Xochimilco

Una mirada a lo que fue y es la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), a través de pasajes de su historia con alumnos, profesores y trabajadores en su devenir cotidiano en aulas y todos los espacios ofrece Ventana abierta al tiempo, una memoria gráfica de la Institución que ocupará el Claustro de la División de Ciencias y Artes para el Diseño hasta el próximo 7 de febrero.

Veintiséis fotografías ilustran el pasado y el presente de una casa de estudios que inició como un sueño en 1974, hasta convertirse en una de las más notables de México, al mostrar patios, corredores e incluso los salones de lámina y las modernas construcciones con biombos y proyectores de última generación, sitios algunos que han quedado sólo en la evocación.

Como un juego transitorio, las imágenes van del blanco y negro de la década de 1970 a un colorido que revela el paso de los años en el mobiliario, la traza urbana alrededor de la sede académica y los rostros de sus fundadores.

El texto introductorio explica que se trata de caminar hurgando en el tiempo, los sentimientos y las experiencias acumuladas como personas y en colectivo para testimoniar la suma de años: cinco, diez, 30 y 45 y ser consecuentes entre el pensamiento, la acción y el porvenir.

Este acervo visual –producto del trabajo de Armando Hernández Caltenco, Víctor López, Omar Quintero y los doctores Juan Arias y Marcos Aguilar, así como del Centro de Información y Documentación Específica de la Unidad– brinda una relectura de los espacios, incluida la transformación de fachadas y jardines ya poblados de arbustos y jacarandas que cada temporada embellecen la Unidad con sus alfombras floridas y pintan la vista de azul-violáceo.

Las tomas aéreas son reveladoras de la ampliación de las instalaciones universitarias, el desarrollo de la zona y el cambio del paisaje, pero sobre todo de la materialización de un proyecto educativo de largo aliento que comenzó hace cuatro décadas y media.

La colección fotográfica no podía omitir las primeras actividades docentes y administrativas en aquellas aulas con cemento fresco y pizarrones recién estrenados que albergarían a la postre un sinnúmero de generaciones de profesionales; también transporta al cine club rotativo, la tienda de autoservicio, los llamados gallineros, el salón naranja, la Biblioteca, la Sala de Consejo Académico y otros sitios con aroma a nostalgia.

Despuntan retratos de los fundadores, rostros todos que dieron vida a esta iniciativa: Ramón Villarreal Pérez, Noé Hernández Valencia, Javier Esteinou Madrid, Margarita Baz y Téllez, Jesús Virchez Alanís, Beatriz Solís Leere, Margarita Castellanos Ribot, Víctor López Cámara y María Cristina Sánchez Martínez.